Una digestión de mil años no es tanto tiempo. | Videojuegos,Análisis,Noticias

Una digestión de mil años no es tanto tiempo.

-¿Boba Fett?

-¡Boba Fett! ¿Dónde?

 

Tras estas palabras de Han Solo en El Retorno del Jedi, mientras se erguía medio ciego y aturdido a bordo del esquife que iba a lanzarlos directos a la boca del Sarlacc momentos antes, Boba Fett parecía despedirse para siempre del gran público al salir despedido contra la barcaza de Jabba el Hutt cuando el famoso contrabandista coreliano le alcanzaba por error en el propulsor. El golpe contra la aeronave le hacía caer en las monstruosas fauces que se abrían en la arena y parecían acabar con la vida del cazarrecompensas más famoso de esa galaxia muy, muy lejana.

Para mucha gente, Boba Fett es ese personaje que en la última película de la trilogía original sirve casi de alivio cómico en este primer acto, alguien que no tienen ningún interés ni impacto sobre el resto de este universo. Para mí en cambio es mi personaje favorito de esta franquicia tan querida. Su aura de misterio y su espectacular diseño lo convirtieron en mi gran icono de niño. Compré su nave esclavo I, figuras de acción y productos de merchandising donde se le veía. Su paso por la trilogía original me pareció fascinante y me dejaron con ganas de más. Devoré su entrada en la enciclopedia Star Wars de Stephen J. Sansweet, y compré cómics (unos mejores que otros) como Motores gemelos de destrucción, Enemigo del Imperio o Cuando la gorda cuelga, donde poder seguir las aventuras de este carismático villano.

Décadas después sigo enamorado de él. Creo que representa perfectamente el alma de Star Wars, donde sabes que detrás del foco de la acción principal hay un vasto universo con miles de historias por contar. Y Boba Fett, temido por la reputación que le precedía en El Imperio Contraataca, ya dejó momentos míticos, como ese rastreo del Halcón Milenario hasta la colonia minera de Bespin.

A día de hoy todavía había gente pidiendo que uno de los spin-off de Disney fuera una película de orígenes del personaje, pero el propio George Lucas le dio ese origen al convertirlo en un clon del cazarrecompensas Jango Fett. El director californiano fue conocido por permear el canon a su antojo y el bueno de Boba sufrió también en sus carnes estos vaivenes. Se cansó de afirmar que el personaje había sido pasto del Sarlacc pero en 2012, en la sexta edición de la Star Wars Celebration, el propio Lucas confirmó en un stand que Boba Fett había sobrevivido, algo que novelas y cómics se habían encargado de promulgar previamente. Es cierto que la declaración se hizo sin saber que le grababan y en un ambiente distendido pero la palabra del padre es salmo y desde entonces, todos los amantes del personaje sabemos que aquel no fue su final.

Estos días atrás se ha vuelto a encender la llama de Fett (si es que alguna vez se apagó) y según  The Hollywood Reporter,  el personaje volvería de la mano del actor Temuera Morrison en la segunda temporada de The Mandalorian. No es poca cosa, ya que este actor maorí fue quien encarnó a Jango Fett en el Ataque de los Clones, y por ende, es la viva representación de Boba Fett, copia genética idéntica del malogrado cazarrecompensas. Y es que lo cierto es que Jon Favreau, showrunner de The Mandalorian, ha jugado muy bien sus cartas reflejando en pantalla muchas de las cosas que los fans pedían. Ver a los mandalorianos en acción real avasallando a sus enemigos fue realmente orgásmico o saber más del destino del místico sable oscuro que empuña el Moff Gideon, han sido solo un par de pinceladas de una serie que me está tocando mucho la patata.

Pero Fett sería otro nivel, sería cumplir ese sueño de niño de volver a ver en acción al dueño de la desgastada armadura mandaloriana verde. Tal vez de ese modo se confirmaría ese teaser en el que esas botas que se ven al final de “El pistolero”, el quinto episodio de la primera temporada de la serie, serían del propio Boba, aunque mucho nos resistíamos a esto y pensábamos más en algún personaje recuperado como Cad Bane.

Soy amante de Star Wars, y me encanta el humor que tiene la saga, y por eso me gusta tanto ese momento con Han en el esquife, pero si eres capaz de ir más allá de esa muerte jocosa…intuirás el motivo de que el propio Vader le tenga un gran respeto, de que sus desintegraciones sean tan temidas, comprenderás los motivos por los que activa sin dudar su mochila propulsora para lanzarse a luchar frente a frente contra el último caballero Jedi, o porque vale mucho la pena descubrir a este personaje. Si finalmente se confirma oficialmente la noticia de su vuelta, estoy seguro de que Dave Filoni será capaz de honrar su memoria y darnos lo que tanto anhelamos. El mejor cazarrecompensas de la galaxia no se merece menos.

 

¿Te ha gustado? Compártelo en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies