Análisis Utawarerumono: Prelude to the Fallen | Videojuegos,Análisis,Noticias

Análisis Utawarerumono: Prelude to the Fallen

FichaNoticiasAnálisisImágenes


Dame amor y dame guerra

Allá por los albores de este siglo, en el año 2002, apareció en el mercado japonés, y para PC, una Visual Novel con marcadas dosis de erotismo pero que en esencia venía a explicarnos una historia donde los conflictos sociales y políticos que asolaban al territorio en cuestión acabarían estallando en forma de guerra con resultado, claro está, trágicos. Utawarerumono jamás se pudo llegar a jugar en occidente, al menos no por las vías legales. Algo harto curioso, pues sus dos continuaciones, Mask  of Deception y Mask of Truth, sí que llegaron a nuestros mercados. Así las cosas, aquellos que quisieran darle una oportunidad debían acercarse a esta saga sin haber jugado su obra fundaciones o viendo el anime que adaptaba parte de esa primera entrega. Algo tremendamente conflictivo, pues la cantidad de personajes y de tejemanejes que se movían entre bastidores en esta obra épica eran muchos. Por ello, no podemos más que alegrarnos aquellos que hemos estado esperando la oportunidad de acceder a esta saga: Utawarerumono: Prelude to the Fallen es la recuperación de esa primera entrega, en un formato que suaviza enormemente su carga erótica.

Para no destrozar su argumento, puesto que como he comentado, los giros de guion son muchos y las sorpresas están a la orden del día, os contaré lo básico: nuestro protagonista despierta muy malherido y con una amnesia que le impide saber quién es ni cómo ha llegado hasta el hogar de Eruruu y Aruruu, dos hermanas que conviven con su abuela en una aldea con grandes problemas para la subsistencia. A medida que se vaya recuperando de sus heridas, Hakuowlo, como así deciden llamarlo, irá ayudando al poblado: poco a poco, irá descubriendo que viven bajo el yugo de un dirigente déspota y explotador, por lo que no le quedará más remedio que empezar una rebelión.

Utawarerumono es una Visual Novel que sabe gestionar muy bien sus tiempos y sus ritmos narrativos, algo harto difícil en una obra que supera fácilmente las 30 horas de duración. Y lo sabe hacer gracias a ese equilibrio entre la escenas cotidianas de sus protagonistas y sus momentos épicos. Uno podría pensar que son esos momentos dramáticos, épicos, los que mantienen la obra, pero eso sería desmerecer la importancia de los tiempos muertos: son en ellos en los que podemos ver el desarrollo de personajes y la evolución de sus relaciones. Ahí radica la clave de Utawarerumoro, en saber hacer de esos tiempos, en apariencia, muertos la base para construir los giros y los momentos trágicos. Es un toque genial y que, para aquellos que sepan tener paciencia, son los que dan el toque preciso a su narración. Por otra parte, los momentos tensos y dramáticos son numerosos, es cierto, y todo aquel que se acerque a esta obra va a encontrar un buen balance entre ellos.

Si solo fuera esto, estaríamos hablando, quizás (aunque, ciertamente, tampoco: creedme cuando os digo que el argumento da mucho de sí) de una Visual Novel más. Pero Utawarerumoro se guarda un as en la manga más y es que, entre sus muchas horas de lectura, tendremos tiempo para gozar de un más que correcto RPG táctico: para liderar la revolución vamos a tener que saber gestionar bien a nuestros combatientes y aquí lo haremos con un sistema de combate muy asequible y perfecto para aquellos que no estén acostumbrados a este género. Esto quizás pueda echar atrás a los más veteranos en este género, pero la verdad es que el sistema que proponen es tan amigable que fácilmente nos dejaremos llevar por él. Por supuesto, nuestros personajes se moverna en un escenario dividio en cuadrículas en los que tendremos que tener cuidado de en qué dirección acaba mirando nuestro personajes, pues tanto nosotros como nuestros enemigos recibiremos mayor daño si nos atacan desde los lados o desde la espalda. Por supuesto, tendremos los comandos de atacar, usar habilidades o items, pero la gracia de este combate es su peculiar sistema de combos: cuando ataquemos, podremos desencadenar ataques más potentes si pulsamos X en el momento correcto. Un sistema que se ve potencia si tenemos la barra de Zeal completa, pues es entonces cuando podemos desencadenar nuestras habilidades más fuertes.

A ello hemos de sumar que nuestros combatientes aumentan de nivel al recibir experiencia tras cada acción que desarrollan en el combate: con cada aumento, subirán nuestras estadísticas de vitalidad, fuerza, defensa, etc. Y, finalmente, tras cada combate tendremos una serie de Battle Points para repartir entre las estadísticas de Fuerza, Defensa Física y Defensa Mágica: cada una tendrá un precio que pagar por su aumento. Quizás, la mayor pega es la poca personalización de nuestros combatientes: los parámetros para invertir y desarrollar a nuestros personajes son pocos y, a la hora de la verdad, tienen una incidencia menor en el desarrollo de los combates. Por otro lado, la lides en las que nos vemos envueltos, pese a la variedad que ofrecen (acabar con cierto enemigo, llegar hasta cierto punto del mapa…), son realmente fáciles de superar y no supondrán un reto para los más allegados a este género. Pero no vamos a engañarnos, es un aliciente que otorga variedad al desarrollo de esta Visual Novel y, como RPG táctico, funciona a la perfección. ¿Podría haber tenido un desarrollo más profundo? Ciertamente. ¿Molesta tal y como está? Para nada, al contrario más bien: para aquellos recién allegados, está incorporación de un género ajeno a las Visual Novel puede resultar el estímulo perfecto para continuar en la obra.

 

Visualmente tenemos que hacer dos distinciones: como Visual Novel, el juego funciona a la perfección, pues el diseño de personajes y fondos de escenarios, ambos en dos dimensiones, es más que correcto y ofrece algunas estampas muy bonitas y un nivel de expresividad de sus personajes más que notable. Pero una vez entramos en los combates los gráficos cambian a un entorno en 3D que muestra las costuras del proyecto: son modelados muy simples y con pocos detalles, tanto en los personajes como en los entornos, a los que hay se sumar que las texturas suelen ser muy planas. No osbtante, no nos vamos a engañar: la mayor parte de las horas que dura esta Visual Novel vamos a estar disfrutando de sus diseños en 2D, por lo que los combates se ven relegados a un plano muy pequeño en esta obra. En lo que sí destaca es en el trabajo de voces, con buenas interpretaciones, y unas melodías muy pegadizas. Por supuesto, huelga decir que el viene en perfecto inglés.

 

Utawarerumono: Prelude to the Fallen es a todas luces una buena noticia para el género de las Visual Novel. Para empezar, porque nos trae la primera obra de esta saga de nicho para poder disfrutar de ella de la mejor manera. Segundo, porque ofrece una experiencia narrativa profunda y con un ritmo que combina perfectamente las experiencias del día a día de nuestros protagonistas con los momentos de gran carga dramática. Tercero, porque ofrece un RPG táctica muy digno y que otorga variedad al conjunto. Y, finalmente, porque es una muy buena puerta de entrada para aquellos ajenos al género: una saga de nicho que atraerá a todos aquellos que gusten de tramas políticas y bélicas, aderezadas con un poco de romance, por supuesto, y con las notas justas de PRG táctico. No sé a qué estáis esperando.

 

 

 

 

 

 

 

Utawarerumono: Prelude to the Fallen

7.3

Historia

8.5/10

Jugabilidad

7.0/10

Diseño Artístico

6.5/10

Diseño de Sonido

7.0/10

A Favor

  • Gran historia y grandes personajes
  • Un ritmo narrativo muy bien equilibrado.
  • Sabe combinar el género de las Visual Novel con el RPG táctico.

En Contra

  • El apartado gráfico de los combates es muy justo.
  • Poca profundidad en el desarrollo como RPG táctico.
¿Te ha gustado? Compártelo en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies