Análisis Sackboy: Una aventura a lo grande | Videojuegos,Análisis,Noticias

Análisis Sackboy: Una aventura a lo grande

FichaNoticiasAnálisisImágenes


Si os digo que a mí Little Big Planet ni me va ni me viene, ¿qué, cómo se os queda el cuerpo? Pues sí amigos, en la época en la que esta saga nació y creció con Media Melocule, y se emancipó con una cuestionada tercera entrega de la mano de Sumo Digital, un servidor estaba más atento a los juegos de Blizzard en PC que a cualquier otra plataforma. Ya es sabido por los que me conocen, que yo a aquella generación llegué tarde, tardísimo, menos de dos años antes del lanzamiento de PS4. La cantidad de títulos que había dejado pasar por no ser poseedor de una PS3 hasta que me hice con una en 2012 era inabarcable, y Little Big Planet era una de esas sagas bajo mi humilde criterio, “sacrificables”. Sabía que existía obviamente, incluso llegué a jugar, no recuerdo si a la primera o a la segunda entrega (juraría que a la segunda). Veía al pequeño Sackboy por todas partes, y lo tenía asumido como la nueva mascota de Sony, o una de ellas, pero es un personaje que aunque gracioso, nunca conectó conmigo del todo. Y ocho años después aquí estoy, escribiendo sobre un spin off de la saga en el que manejamos, como no podía ser de otra forma, a aquél entrañable muñequito de lana protagonizando su propio juego, Sackboy: Una aventura a lo grande.

Reconozco que el juego al principio no me termino de cuadrar. Se lo comentaba a mis compañeros, que muy bonito todo pero que vaya simpleza, que poca variedad, etc, pero mira tú por donde hablé demasiado pronto, porque sigues jugando y directamente te calla la boca, ya que aparte de usar todas (o casi) las funciones del DualShock 4, tal vez el título que más y mejor lo usa desde Killzone Shadow Fall (y por lo que tengo entendido con el DualSense es aún mejor), el juego va introduciendo mecánicas, uso de elementos que modifican la jugabilidad como el bumerán, gancho o traje planeador, e incluso un notable incremento de la “dificultad”, no mucha, pero se va complicando la cosa a lo largo de los 60 niveles con bastante variedad, pruebas contrarreloj, y combates contra jefes súper entretenidos, que nos llevará entorno a unas diez horas de duración si vamos a saco Paco, aunque le puedes sacar bastantes más si quieres ser completista. Calculamos que entre cinco y diez más. Todo esto con un control preciso, movimientos fluidos y una cámara no modificable que sigue la acción, y que funciona bastante bien. Las fases además son cortitas, para que no nos dé pereza repetirlas con el objetivo de conseguirlo todo, o simplemente de obtener las burbujas azules necesarias para desbloquear niveles que exigen un mínimo de estos elementos (¿os suena de algo?). Del multijugador poco os podemos decir porque hasta el día que hemos jugado no estaba disponible esta función, que estamos deseando probar.

Gráficamente es un juego precioso, se ve genial salvo algunos problemas de carga de texturas de los Sackboy (probado en PS4 estándar), es colorido, los elementos estéticos para modificar el aspecto de nuestro Sackboy son muy simpáticos, y en general todo destila buen gusto. En cuanto al sonido, sólo tenemos cosas buenas que contaros, ya que el juego cuenta con una banda sonora maravillosa y variada, repleta de temas originales y licenciados, que darán ritmo a cada partida y en especial a los divertidos niveles musicales, a ritmo de artistas como Bruno Mars o Britney Spears. Impagable.

En definitiva, si cogemos lo bueno de los antiguos Little Big Planet, quitamos lo malo y la parte creativa (que no era mala ojo, pero tal vez un poco engorrosa), le ponemos una cámara que siga la acción, un control excelente y unos niveles bastante inspirados, nos queda un plataformas fantástico como es este del que acabamos de hablaros. Eso sí, no hemos querido ser pesados con el tema pero las influencias no pueden ser más claras, y de hecho es por eso que este juego funciona y ha salido tan bien, porque no sólo toma prestadas muchas ideas, sino que lo hace de una forma magistral. Ah, y que os digo desde ya, que Sackboy: Una aventura a lo grande es el mejor juego de Sumo Digital que un servidor ha probado.

 

 

 

 

 

 

 

Sackboy: Una aventura a lo grande

0.00
7.5

Historia

6.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Diseño Artístico

8.0/10

Diseño de Sonido

8.0/10

A Favor

  • Muy buen control
  • Variado y generoso de contenido
  • Aprovecha las funciones del mando

En Contra

  • Poco original
  • Salvo el último tercio, demasiado fácil
¿Te ha gustado? Compártelo en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies