Análisis Osmo Coding

Análisis Osmo Coding

25 noviembre, 2020 0 Por Oscar Garcia

Ya queda muy poquito para que cumplamos 6 años. Parece poco tiempo, en cierto modo lo es, pero durante estos años nos ha dado tiempo a probar muchas cosas, algunas de ellas muy malas y otras muy buenas. Tras 503 reseñas, se dice pronto, mentiría si dijera que no se tiene la sensación de haberlo visto todo y que pocas cosas pueden sorprender a cualquiera de los redactores de Noespasiparafrikis.com. Tengo que decir que la reseña de hoy es uno de esos pocos casos en los que un producto ha conseguido sorprenderme realmente, se trata de Osmo Coding una particular idea que intenta dar un paso más allá el mundo videojuego educativo.

Vamos a explicar que es esto de Osmo Coding. Osmo es un sistema de juego interactivo que fusiona una aplicación en tu tablet, de momento Ipad y Amazon Fire, con una IA interactiva que «ve» a través de la cámara de la tablet e interactúa con elementos externos. Dicho así parece algo muy frio pero todo lo contrario ya que combinando estos elementos Osmo ha creado una serie de juegos que invitan a los más pequeños a interactuar con la tablet de manera distinta a como lo hacen habitualmente. Estos juegos educativos permiten aprender de manera rápida y amena distintos conceptos como, en el caso que nos ocupa, la programación.

Osmo Coding incorpora 3 aplicaciones que equivalen a tres niveles de dificultad. Coding Awbie sería el nivel más sencillo, en el se aprenderán los conceptos básicos, como desplazamiento lateral y salto, en una aventura donde tendrán que recorrer una serie de niveles para ayudar a un divertido personaje a recuperar su vivienda. Pasamos luego al siguiente nivel con Coding Jam  en donde con los bloques se aprenderán a componer canciones, establecer ritmos y bucles y por ultimo Coding Duo donde se tendrán que aplicar los conocimientos aprendidos para resolver distintos puzles.

El secreto de Osmo Coding es la sencillez con la que se plantean y se aplican los conceptos a aprender. Tan solo tienen que poner sobre la mesa los distintos bloques que indican las acciones y el orden de ejecución de las mismas que debe seguir el personaje en pantalla para poder superar los obstáculos y así pasar de nivel. Todo esto esta explicado en una serie de tutoriales de manera, como decimos, muy sencilla y los niños no tardan ni 5 minutos en aprender las mecánicas de cada juego lo que hace que se desenvuelvan perfectamente a través de las distintas aplicaciones en apenas unos minutos. Yo he estado usandolo durante esto días con mi pequeña de 7 años y Osmo ha conseguido que mi Ipad esa aparato que solo se usa para Youtube y convertirse en una herramienta educativa que la mantiene entretenida durante bastante tiempo, alejada de otros hábitos menos intelectualmente menos estimulantes.

Otro acierto de Osmo es la fabricación de las distintas partes del producto. En la caja de inicio Osmo Coding, nos han enviado la Starter Kit, viene una peana de medidas considerables en la que caben los distintos modelos de Ipad y Amazon Fire, una especie de capuchon que se pone sobre la cámara de la tablet y que en su interior esconde un espejo que reflejará el tercer y más importante componente, los bloques de programación con los que los  niños interactuarán con las distintas aplicaciones. Todo esta fabricado en plástico de buena calidad, con buenos acabados pero lo más importante es que están diseñados como un juguete y no como un producto de alta tecnología con lo que los componentes están hechos a prueba de niños. Osmo ha diseñado y fabricado los componentes para resistir los envites y maltrato que les darán los más pequeños.

Como os podéis imaginar estamos ante uno de los ejemplos en los que los que el videojuego deja de ser mero entretenimiento para convertirse en una herramienta educativa que fomenta la iniciativa, el trabajo en equipo y el pensamiento analítico de los más jóvenes de la casa. Osmo Coding es uno de esos artículos que no deberían de faltar no solo en la ludoteca de ningún hogar si no que debería estar presente en las aulas de nuestros colegios.