Análisis de Brigandine: The Legend of Runersia

Análisis de Brigandine: The Legend of Runersia

31 mayo, 2021 0 Por Impozible Julín

Vamos a quitarnos esto de encima cuanto antes. Brigandine: The Legend of Runersia es un título muy largo que abreviaremos de ahora en adelante como Brigandine, y además es un juego de estrategia por turnos muy muy serio. Y con serio no me refiero solamente a que la historia sea solemne y con un tono grave y sobrio, trufado de intrigas políticas y discusiones sobre la naturaleza de la guerra o el sentido de unificar un continente. También me refiero a que es como esos profesores adustos, que ni hacen bromas ni parecen pillar las que hacemos nosotros. Que se ve a la legua que sabe muchísimo. Y que no tiene problema en ser exigente y obtuso contigo porque en su corazón sabe que es la única manera de que aprendas de verdad la materia. Esto, amigos, es Brigandine.

Seguro que también te interesa nuestra review de Phantom Brigade

 

No te pierdas todos los vídeos de nuestro canal de Youtube

Abre el juego con una bonita cinemática que explica de forma bastante somera los conflictos en los que ha estado sumido el continente de Runersia en los últimos años, para después encomedarte la absolutamente titánica tarea de elegir una de las seis facciones y lanzarte a la conquista del resto de territorios en pos de la unificación.

Así pues, cada una de las seis facciones cuenta no sólo con diferentes características y unidades, si no también con una campaña propia en la que se desarrolla una suerte de salseo palaciego durante secuencias con retratos estáticos y cuadros de diálogo que para los amantes de otros relatos grandilocuentes de guerra y fantasía serán caviar, pero que pueden abrumar a aquellos que no busquen algo tan exhaustivo. Hemos de mencionar, además, que todo este montón de texto nos llega en perfecto inglés, por lo que aquellos jugadores que no estén sueltos en el idioma de Shakespeare que quieran adentrarse en Brigandine, más vale que se hagan con un buen diccionario.

Ahora bien, si entramos en lo que no es puramente escritura, guión y construcción del mundo, Brigandine es un juego de estrategia por turnos tremendamente sólido que puede hacer las delicias de los más bragados en el género gracias a su profundidad y a lo desafiante que resulta. Por intentar resumir los cientos de eventos que acontecen durante una batalla en Brigandine, tendremos una primera fase de preparación, en la que pertrecharemos a nuestros soldados gestionaremos nuestras tropas en los diferentes frentes y fuertes a defender, e incluso podremos desplegar nuevas unidades con el objetivo de estar listos frente a los embates enemigos.

Una vez superada la fase de gestión, podremos nuestra mira en algún fuerte enemigo a conquistar. Una vez carguemos contra él, entraremos en la fase de combate, que tiene lugar tal y como esperamos de un título del género. Ya sabéis, tableros, casillas, áreas de influencia, tipos de terreno, posicionamiento, etc. Durante el combate veremos caer montones de unidades enemigas y aliadas, con la particularidad de que las unidades humanas quedan incapacitadas pero las bestias mágicas que invoquemos mueren de forma permanente a no ser que usemos algún objeto al efecto para resucitarlas.

Al final, si todo ha salido como esperamos, conquistaremos ese trozo de territorio. Si no, nos tocará retirarnos y reagruparnos. Este ciclo se repite en Brigandine a lo largo de unas batallas que, bajo mi punto de vista, resultan en ocasiones demasiado largas. Además, el combate, como ya hemos mencionado es complejo y exigente. Tanto, que existe un tutorial aparte de la campaña que os recomiendo encarecidamente que completéis antes de lanzaros a la piscina. Y aún con todo, hay cosas que no quedan del todo explicadas, y que tendremos de aprender sobre la marcha.

Todo esto ocurre bajo un aspecto resultón y agradable pero que técnicamente sabe a poco, habiendo visto otros juegos del mismo género con bastante más lustre en este apartado. El diseño artístico de los personajes que disfrutaremos durante las ya mencionadas y extensas escenas de diálogo, eso sí, es francamente bueno.

Intrigas políticas, combates desafiantes y largos, y muchas horas os esperan en Brigandine. Un juego de estrategia táctica que haciendo honor a su condición de juego de nicho, va a gustar muchísimo a los fans del género pero que es un bocado bastante duro para los no iniciados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Brigandine: The Legend of Runersia

7.8

Historia

8.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Diseño Artístico

8.0/10

Diseño de Sonido

7.0/10

A Favor

  • Diseño artístico
  • Seis historias diferentes que vivir
  • Combates desafiantes y profundos

En Contra

  • Íntegramente en inglés.
  • Combates a veces excesivamente largos