Análisis Journey To The Savage Planet | Videojuegos,Análisis,Noticias

Análisis Journey to the Savage Planet

PS4

«En algún lugar, algo increíble está esperando a ser descubierto.»

                                                                                                                                Carl Sagan.

 

Esta pequeña cita, esta pequeña pero contundente afirmación, encierra en sus apenas 10 palabras la autentica esencia de la exploración. Pasarse horas y horas andando, serpenteando por angostos caminos, subiendo colinas, bajando barrancos, explorando cuevas…todo ese esfuerzo, todo ese afán, no tendría ningún sentido si no tuviéramos, si no la certeza, la esperanza de encontrar algo sorprendente al doblar una esquina. Es la búsqueda de «eso» que nos maraville, que nos asombre, que nos cambie la vida… o por lo menos que nos haga agradecer, y dar por bueno, el tiempo invertido. Y estoy bastante seguro de poder afirmar, casi con total rotundidad,  que en ningún otro juego de esta generación reproduce con tanta exactitud esa sensación de saber que te vas a sorprender a cada paso que des,»Journey To The Savage Planet» hace de esta celebre cita de Carl Sagan su bandera. Poneos el casco, activad vuestros sensores planetarios patentados Kindred Aerospace y vamos a dejarnos maravillar por los misterios de «AR-Y 26».

Pero antes de deshacerme en elogios, luego no digáis que no os aviso,vamos a dejar claro una cosa muy, pero que muy importante,»Journey To The Savage Planet» no inventa nada, pero nada de nada. No reinventa ningún genero, ni evoluciona ninguna mecánica, ni tampoco es un hito narrativo. Pero lo que si que hace rematadamente bien es recoger las ideas ya planteadas en otros géneros e integrarlas y adaptarlas para sus necesidades de forma extraordinaria. Typhoon Studios ha ido picoteando de aquí y de allá. Un poquito de los inmensos mundos abiertos de Assassins Creed, otro poquito de la exploración de Far Cry, algo de shooter, y una porción generosa del continuo backtraking de los Metroidvania…, «Journey To The Savage Planet» aglutina todas estas, y otras muchas, jugabilidades ya usadas y de demostrada adicción convirtiendo a este titulo en una experiencia muy, pero que muy, satisfactoria. Y esto se viene a entender cuando vemos que detrás de Typhoon Studios se encuentran nombres como Alex Hutchinson, Yassine Riahi o Reid Schneider, personas que han trabajado, y liderado, algunas de las grandes franquicias de esta generación, que han decido abandonar Ubi o WB para dejar de trabajar en los sueños de otros para hacer realidad los suyos propios.

Bienvenidos a «AR-Y 26» vuestro pequeño pero exuberante nuevo hogar.

Ahora sería el momento en el que tendríamos que hablar de la historia del juego. Pero hay que ser francos y decir que este es el peor punto de «Journey To The Savage Planet». Somos un empleado de Kindred Aerospace que buscando fama y gloria nos hemos embarcado en la carrera espacial de de esta compañía, la 4 mejor del mundo en exploración espacial, buscando planetas adecuados para la expansión de la humanidad en la conquista de las estrellas. Después de un accidentado aterrizaje llegamos a nuestro destino «AR-Y 26». Un planeta dejado de la mano de dios en algún alejado cuadrante espacial de alguna galaxia que por estar ya todos los nombres asignados solo cuenta con un número por designación. Y es aquí y ahora donde comienza nuestra aventura. Explorar el planetoide, estudiar las formas de vida, acabar con ellas si son hostiles, y si no también, y presentar el informe a Martin Tweed, nuestro patrón y CEO de Kindred Aerospace. Todo salpicado con grandes dosis de humor a través de EKO, una irreverente IA cuyos comentarios, chascarrillos y salidas de tono nos arrancarán más de una carcajada. Otra buena fuente de risas serán unos vídeos publicitarios que podremos ver en la pantalla y ordenador de la Javelin, nuestra nave, donde podremos ver las virtudes de los más locos productos que Kindred tiene a la venta para gloria y disfrute del humano medio del futuro. Esto es todo, no hay imperios galácticos que derrotar, ni bellas princesas que rescatar, ni carismáticos villanos, ni giros de guión…. solo la premisa de explorar, descubrir y, sobre todo, divertirse.

El guión del juego desborda humor loco e irreverente.

Si no hay una buena trama que te haga seguir hacia adelante, mas vale que el juego sea tan tremendamente divertido que te haga estar pegado al mando durante toda la aventura. Y a dios gracias (sustituya dios por su entidad mitológica favorita) que la mezcla de jugabilidades que han hecho desde Typhoon Studios cumple con esa condición. Desde el primer minuto tendremos todo un planeta para explorar. Un mapeado bastante grande, dividido en 4 grandes zonas, donde las plataformas son grandes protagonistas gracias a un diseño de niveles de gran verticalidad, lo que expande considerablemente el mapeado. El único limite que el juego nos pondrá para ir accediendo a las distintas localizaciones del planetoide será la adquisición de distintas mejoras en nuestro traje como por ejemplo un doble o triple salto, un propulsor, un gancho y otra serie de actualizaciones de nuestro equipo que nos permitirán llegar a ese risco, atravesar esa puerta o conseguir cruzar ese barranco que nos separa de esa nueva zona que queremos explorar. Esta es la gran baza del titulo, un asombroso y magnifico diseño de niveles. Zonas visibles pero no accesibles desde un primer momento, puertas cerradas, salientes que casi podemos tocar pero a los que nos falta «un pelo» para llegar… y todo planteado de manera muy inteligente y midiendo de manera muy racional la relación de exploración/recompensa que esta nos empuje constantemente a buscar los distintos recursos, o condiciones, necesarias para hacernos con la esa habilidad necesaria para volver a ese punto donde crees que hay algo importante, o que te abre una nueva ruta, pero que por el momento permanece inaccesible para ti.

No todo van a ser buenas vistas, también tendremos que hacer frente a las diversas formas de vida hostiles del planeta.

Pero todo no va ser explorar también hay momentos para la acción. Aunque no es su punto más brillante, también contamos con algunos enfrentamientos durante nuestra aventura. Eliminar las distintas especies que pueblan «AR-Y 26» será algo que tendremos que hacer de manera bastante habitual. Para esta tarea dispondremos de un arma láser de munición infinita pero cuyo sistema de recarga deja bastante que desear, ademas en la frondosa flora de «AR-Y 26» existen multitud de plantas que nos servirán de ayuda en el combate como unas singulares bayas explosivas que harán las veces de granadas, unos frutos corrosivos, unas extrañas semillas eléctricas, una miel pegajosa que ralentizará a los enemigos y un nutrido arsenal de «armas biológicas» autóctonas que podremos llevar en nuestra mochila para usarlos contra los más variopintos alienigenas que pueblan el planeta. También tendremos enfrentamientos contra grandes monstruos, aunque son menos de los esperados y deseados. Estos combates ofrecerán más dificultad que el resto de animales pero tampoco serán un desafío extremadamente costoso de superar.

Este es el interior de la Javelin, nuestra pequeña nave espacial.

En el apartado artístico se encuentra otro de los puntos fuertes del juego. «Journey To The Savage Planet» hace gala de unos diseños fantásticos que recuerdan a los grandes clásicos de la ciencia ficción más «pulp» como Flash Gordon o Buck Rogers. Paisajes llenos color, con una fauna y flora variada y exuberante dan como resultado un mundo lleno de detalles y matices que invita a la exploración y que nos regalará más de una estampa digna de la portada de «Amazing Stories». Todo creado con un «Unreal Engine» que vuelve a demostrar su versatilidad en cualquier tipo de genero. Pero los chicos de Typhoon Studios no solo han hecho un juego que se ve bonito, sino que también han puesto mucho empeño en que vaya fluido funcionando, casi en todo momento, a unos estables 30 fps. Me encantaría decir que el juego llega doblado al castellano pero lamentablemente no es así. Los comentarios de EKO, los locos anuncios televisivos y las videollamadas de nuestro patrón vienen en un excelente ingles y los que no dominemos la lengua de Shakespeare tendremos que conformarnos con ir leyendo los subtitulos, una pena.

La exploración espacial siempre mejor en compañía. Una lastima que el modo Cooperativo solo este de manera on line

505 Games se esta convirtiendo en una grata fuente de «sleepers». Cerro el año con una joya que ha pasado indavertida para el gran publico como fue «Control» y arranca este 2020 con uno de los juegos con los que mejor me lo he pasado ultimamente. Exploración, plataformas, acción y mucho humor son las grandes virtudes de uno de los mejores juegos que ha traído este nuevo 2020.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes del tomadas por el redactor. Los logotipos y marcas que aparecen en ellas son propiedad de sus respectivos dueños y son utilizadas aquí únicamente con fines ilustrativos.

Journey To The Savage Planet

8.3

Historia

6.5/10

Jugabilidad

9.0/10

Diseño Artístico

9.0/10

Diseño de Sonido

8.5/10

A Favor

  • Una mezcla casi perfecta de exploración, plataformas y acción.
  • Visualmente una maravilla.
  • Un diseño de niveles muy inteligente.
  • Gran variedad de situaciones.

En Contra

  • La historia es casi anecdótica.
  • Duración justa.
¿Te ha gustado? Compártelo en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies