Análisis Boot Hill Bounties | Videojuegos,Análisis,Noticias

Análisis Boot Hill Bounties

FichaNoticiasAnálisisImágenes

 

Aquí en esta santa casa gustan mucho los vaqueros. O al menos a mí, el que os escribe, me encantan. Puestas de sol, duelos al amanecer, zarzaparrilla en el saloon mientras suena el piano y personajes hablando con un acento incomprensible hasta que de repente lo entiendes perfectamente. Como cuando vas a Murcia.  Si además ponemos todo esto en un buen RPG por turnos con claras influencias de Earthbound, tenemos un cóctel que estoy dispuesto a trasegar hasta quedar inconsciente. ¡Camarero! Unos Boot Hill Bounties por aquí, que yo invito.

Boot Hill Bounties es una secuela, mucho ojo. Es una secuela de Boot Hill Heroes, un RPG del mismo corte publicado hace casi una década para PC y para PSVita, y creado por un estudio independiente llamado Experimental Gamer Studios, capitaneado por Dave Welch. Y es que el amigo Welch lleva con el gusanillo de crear un RPG desde que le metió muy fuerte en su SNES a Final Fantasy III, Chrono Trigger o el ya mencionado Earthbound. 

Y se nota bastante la influencia del juego de Shigesato Itoi porque a los pocos minutos de empezar la aventura de Kid nos encontraremos el primer combate del juego que parece directamente del título de Super Nintendo. Los enemigos en sobre el escenario, un menú rudimentario pero funcional en primer plano, animaciones limitadas y todo el devenir del combate explicado en texto y numeritos. Así descrito suena visualmente áspero porque vaya, lo es. Es este aspecto quizás el que echará para atrás a más de un jugador, porque el clasicismo y la estoicidad de la presentación sonora y visual levantan una barrera que exige un poco de voluntad para superar las primeras horas. 

El condado de Bronco está al borde de la guerra y, aunque parezca un tópico, solo tu puedes evitarlo.

Eso sí, una vez metidos en harina, y con nuestro equipo de 4 aventureros del oeste al completo, este western es una auténtica delicia. Delicia que podremos afrontar sin necesidad de haber jugado a la primera parte, ya que el juego tiene una historia bastante autocontenida y con sólo algunas referencias bastante leves a lo acontecido hace diez años. Así pues, Kid, Doc, Moon y Rosy parten en un viaje de búsqueda y venganza contra los miembros de la banda de Saints-Little que nos llevará por variopintas localizaciones a través de cinco episodios que además podremos acometer en el orden que más nos convenga. Cada uno de los miembros cuenta con un diseño muy carismático y un trasfondo muy interesante, lo que unido a un uso bastante inteligente de los clichés del lejano oeste nos da lugar a cinco episodios con distintos hilos argumentales, muchos secretos que encontrar en los escenarios, llenos a su vez de personajes con los que hablar, comerciar, y por supuesto, combatir. 

El sistema de combate es muy similar a lo ya visto en clásicos como Final Fantasy aunque guarda algún que otro as en la manga.

Un combate que como ya hemos comentado antes, posee un apartado técnico discreto pero que guarda un par de giros la mar de interesantes en su chistera. El primero y más evidente de ellos, es el de la barra de acción, que funciona de un modo parecido al ATB de algunos Final Fantasy, con la diferencia de que no todas las habilidades gastan la misma cantidad de puntos de acción y que además podremos seleccionarla para tenerla lista y ejecutarla en el momento en el que nuestra barra de acción llegue a los suficientes puntos para ejecutarla. Pero es que además, nuestros personajes solo podrán tener cuatro habilidades, por lo que tendremos que seleccionar cuidadosamente cuáles tendremos que aprender, cuáles conservar y cuáles olvidar para aprovechar al máximo las sinergias entre ellas y entre los personajes. Como colofón, podemos cambiar el sombrero de cada personaje, y este sombrero hará las veces de oficio, haciendo que aprendamos unas habilidades u otras. De este modo podemos tener builds de lo más variadas y adecuar a los personajes a nuestro estilo de juego. 

El juego llega en un perfecto ingles…

Mezclamos todos estos ingredientes en una coctelera, añadimos unas gotas de angostura por haberlo recibido completamente en inglés, y agitamos. Servir con mucho hielo para paliar el regusto amargo de los apartados técnicos y entonces sí, beber a tragos largos mientras suena el piano, mascamos un poco de tabaco y disfrutamos de una, otra más, del oeste.

 

 

 

 

 

 

 

 

Boot Hill Bounties

7.4

Historia

8.5/10

Jugabilidad

8.5/10

Diseño Artístico

6.5/10

Diseño de Sonido

6.0/10

A Favor

  • Una historia del oeste divertidísima y llena de personajes muy carismáticos, con auténticos momentazos
  • El sistema de combate es accesible y sencillo pero estratégico y bastante ágil

En Contra

  • Los gráficos y el sonido son duros de tragar a día de hoy. Hay que hacer un pequeño esfuerzo para acostumbrarse
  • Completamente en inglés.
¿Te ha gustado? Compártelo en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies