Análisis Blacksad: Under The Skin | Videojuegos,Análisis,Noticias

Análisis Blacksad: Under The Skin.

PS4

Las siete vidas del gato

Querido lector, permíteme que comience esta reseña con una recomendación: si a estas alturas todavía no conocías ninguno de los cómics de Blacksad, deja de leer ahora mismo y corre hacia tu librería o biblioteca pública más cercana para hacerte con ellos lo antes posible. Me lo agradecerás. Y no lo digo porque sean necesarios (que no lo son) para comprender o disfrutar del juego que tenemos entre manos, sino simplemente porque son rematadamente buenos, una de las cumbres del cómic europeo de lo que llevamos de siglo. La adaptación de licencias provenientes de otros medios, de nombres con gancho comercial para captar ventas, ha sido una constante en la industria del videojuego prácticamente desde su misma creación. Películas, series de televisión, juegos de mesa, obras literarias… a lo largo de las últimas décadas han ido prestando personajes y tramas para la creación de videojuegos de todo pelaje y calidad. Pero, si alguien me preguntase cuál es el medio que mejor ha sabido adaptarse al videojuego a lo largo de las últimas décadas, sin duda alguna diría que ha sido el cómic.

Seguramente los primeros títulos que nos vengan a todos a la cabeza sean lanzamientos basados en franquicias como Marvel’s Spider-Man (Insomniac Games, 2018), la saga de Batman Arkham (Rocksteady, 2009 – 2016) o la recientemente finalizada The Walking Dead (Telltale Games, 2012 – 2019) que beben directamente de los cánones de las grandes editoriales norteamericanas, pero eso no quiere decir que no haya habido adaptaciones de cómics europeos, especialmente de la escuela franco-belga (Astérix & Obélix, los pitufos, XIII, Nikopol…). Por adaptar, incluso se han llevado a cabo adaptaciones de ilustres personajes patrios como Mortadelo y Filemón, Zipi y Zape, el Capitán Trueno o el Jabato.

Ante semejante escenario no era de extrañar que Blacksad, una de las obras con mayor personalidad y mejor valoradas tanto por la crítica como por el público, recibiese su adaptación en forma de videojuego. Impulsado por la propia Dargaud, editora de los cómics originales y a través de su compañía hermana Microïds, se escogió al veterano estudio español Pendulo Studios para su desarrollo. Por fin, de la mano de Meridiem Games, podemos disfrutar ya de Blacksad: Under the Skin en nuestras consolas. ¿Habrá estado a la altura de las altas expectativas? Lo averiguaremos en las próximas líneas.

Microids y Pendulo Studios traen la adaptación del excelente cómic de Juan Díaz Canales y el pincel de Juanjo Guarnido.

El juego deja claras sus intenciones ya desde el propio menú principal, que nos golpea con fuerza mostrándonos la imagen de un cadáver ahorcado balanceándose suavemente en la penumbra sobre un cuadrilátero de boxeo al son del potentísimo tema principal compuesto por Inon Zur (sagas Fallout, Dragon Age…) y del suave crepitar de la madera vieja. Algo aparentemente tan sencillo como esta primera pantalla de presentación es suficiente para mostrarnos que estamos ante un título ambicioso y con vocación de excelencia, que no pretende ser un subproducto a la sombra de los cómics sino que quiere apropiarse de su esencia hacer suyas todas las virtudes del material original, en especial su atmósfera y estilo visual, para a partir de ahí crear una propuesta original, coherente y relevante.

Por si algún despistado todavía no lo sabía, y como muestran las imágenes que acompañan a esta reseña, el mundo de Blacksad – creado por la pluma de Juan Díaz Canales y el pincel de Juanjo Guarnido – nos sitúa en la Nueva York de los primeros años 50, todavía tratando de cicatrizar las heridas de la guerra, y adopta esa atmósfera noir inmortalizada en tantas películas, pero con una pequeña particularidad: todos los personajes son zoomorfos. Es decir, animales con aspecto y complexión de personas humanas. Así, nuestro protagonista John Blacksad es un detective privado sin demasiada fortuna en el cuerpo de un imponente gato negro y a lo largo del juego encontraremos personajes encarnados en todo tipo de animales como el lince ahorcado del menú principal o el rinoceronte que nos rinde una “amable” visita durante el prólogo del juego.

Resolver un misterioso asesinato es el punto de partida de Blacksad: Under The Skin.

Manteniendo el tono y la ambientación del material original, Blacksad: Under the Skin nos plantea una historia completamente nueva ambientada entre Arctic Nation y Alma Roja, segundo y tercer álbumes la serie, y nos plantea una aventura narrativa de investigación mucho más grande y compleja de lo que podríamos suponer en un principio. En este sentido, me gustaría ser claro con respecto a la propuesta jugable para que nadie se lleve a equívoco esperando algo que el juego no es. Blacksad: Under the Skin presenta una narrativa lineal en la que nuestras acciones, decisiones y razonamientos, además de definir el carácter de nuestro protagonista, únicamente afectarán a la manera de alcanzar algunos de los objetivos y al destino de determinados personajes, ofreciendo así pequeñas variaciones sobre una historia que, aunque presenta varios finales diferentes, en ningún momento se ve sensiblemente alterada por nuestro comportamiento.

Esto no quiere decir que no haya incentivos para rejugarlo o para revisitar algunas partes de la historia, ya sea para comprobar qué hubiese pasado con determinados personajes si hubiésemos tomado otras decisiones o para profundizar más en algunas de las subtramas con las que nos cruzaremos durante la aventura. O, tal vez, simplemente para tratar de localizar los coleccionables en forma de cromos deportivos que se nos hubiesen pasado por alto durante la partida principal. La manera de poder volver atrás en nuestros pasos es sencilla a la par que original: conforme vayamos avanzando en la narración se irán generando automáticamente páginas de un cómic, de forma que cuando tras unas 10 horas de investigación lleguemos al final del juego tendremos ante nosotros un cómic completo de casi 50 páginas con la crónica completa de nuestra aventura. Para revisitar cualquier escena del juego, tan solo tendremos que seleccionar su página correspondiente y seremos directamente transportados al comienzo de la misma.

La investigación, los interrogatorios y las conversaciones son el núcleo jugable del juego de Pendulo Studios.

Sin entrar en detalles de la historia, que es mejor ir descubriéndola poco a poco y disfrutarla por uno mismo, el juego propone de manera orgánica y bastante equilibrada a lo largo de un buen número de variadas localizaciones una serie de secuencias de investigación en las que tendremos que buscar pistas e interrogar a testigos y sospechosos, de deducción donde estableceremos relaciones entre las distintas pistas recogidas, de conversación para profundizar en nuestras relaciones con el resto de personajes y de acción que resolveremos mediante el uso de Quick Time Events, al estilo de las producciones de Telltale Games o Quantic Dream. Puede que no sea una propuesta para todos los públicos, pero sin duda sí es una propuesta que consigue meternos en la piel de John Blacksad, sumergirnos en su mundo y hacernos vivir la aventura a través de sus ojos.

Para ello, en un ejercicio de madurez creativa y narrativa y siguiendo el camino que ya empezó a marcar en Yesterday Origins, Pendulo Studios se aleja de su círculo de confort asociado a los cánones del point’n’click más tradicional y adopta unas mecánicas jugables que aunque no son del todo originales, sí resultan tremendamente coherentes con el mundo de Blacksad y la naturaleza felina y personalidad de su protagonista. Así, nuestros avanzados sentidos felinos, justifican la presencia de una suerte de modo detective que nos permitirá detectar detalles, sonidos e incluso olores que pueden ser claves en nuestra investigación pero que de otra manera hubiesen pasado completamente desapercibidos. De forma similar, por primera vez en la obra de la desarrolladora madrileña se prescinde del clásico inventario de objetos que no tendría demasiado sentido en el contexto del juego, sustituyéndolo por un inventario de ideas en el que se desarrolla un espacio de deducción similar al que podemos encontrar en las aventuras del Sherlock Holmes de Frogwares desde el que llegaremos a las conclusiones que nos permitirán seguir avanzando en la investigación.

Todos los personajes de Blacksad: Under The Skin están escritos con mimo y con un altísimo nivel de detalle.

Hablábamos al principio del análisis de ambición y vocación de excelencia. Estas dos características son fácilmente apreciables en prácticamente todos los aspectos del juego, pero si hay uno en el que destacan es en el diseño de personajes. Todos los personajes del juego, incluso los a priori más insignificantes, están escritos con mimo y con un altísimo nivel de detalle. Y ojo, que no hay precisamente pocos. No en vano nos encontramos ante el proyecto más grande, en todos los sentidos, de Pendulo Studios hasta la fecha. Cada personaje cuenta con una historia personal y un trasfondo que lo hace único y contextualiza sus objetivos y su comportamiento. Pero es que el gran trabajo realizado no acaba ahí, sino que se ve correspondido desde el plano artístico. Incluso con la lógica pérdida de detalle debida al modelado 3D, cada uno de los personajes del juego parece sacado directamente de los lápices de Juanjo Guarnido. Personajes creíbles, con fuerza y personalidad, capaces de expresar emoción que podrían pasar por personas reales incluso con la complejidad añadida de su diseño zoomorfo.

Parte de la culpa la tiene también el gran trabajo de doblaje realizado tanto en español, encabezado por Gabi Jiménez (voz habitual de Hugh Jackman) como especialmente en inglés, con un Barry Johnson que aporta esa nota de color negro que termina de definir completamente a nuestro protagonista. Ademá del tema principal del que ya hemos hablado antes, la banda sonora original, compuesta por Juan Manuel Martín, está formada principalmente por piezas de jazz instrumental que nos trasladan a ese Nueva York de los años 50, cimentando todavía más la excelente ambientación del juego.

El resto de elementos audiovisuales (escenarios, fondos, cinemáticas, efectos de sonido…) mantienen ese nivel de excelencia, con la posible excepción de las animaciones cuando interactúan con el entorno, que por comparación se perciben algo toscas y poco precisas. Esto enlaza directamente con el principal punto gris que presenta el juego: su mejorable apartado técnico. Aunque no afectan a la parte jugable ni al disfrute de la historia, hemos ido encontrando algunos problemas que en cierta manera empañan el esfuerzo realizado en los ámbitos artístico y narrativo. Así, encontramos errores puntuales en la carga de algunas texturas que deslucen el acabado final, glitches gráficos en la gestión de coleccionables y algunos problemas de rendimiento y de caída de frames en determinadas zonas que manchan ligeramente el conjunto. La buena noticia es que el equipo de desarrollo es consciente de estos problemas y ya se ha anunciado la publicación de un próximo parche para solucionarlos de manera que, para cuando estés leyendo estas líneas, seguramente estarán ya corregidos y este párrafo resulte completamente prescindible.

El modelado 3D de los personajes hace que parezcan sacados directamente de los lápices de Juanjo Guarnido.

Blacksad: Under the Skin no es solo la obra de madurez de un estudio tan veterano como Pendulo Studios, sino que además posiblemente sea la mejor y más respetuosa adaptación del rico mundo de Blacksad que sea posible hoy en día. Si eres fan de los cómics, este juego satisfará tus altas expectativas. Si te gustan los juegos de investigación con historias complejas y múltiples capas, ya tardas en ponerte la gabardina y sumergirte en esta aventura. Si te gustan el ambiente cargado de humo y el ritmo pausado y pesimista del buen cine negro, sin duda este juego es para ti. Era complicado, pero podemos decir sin miedo a equivocarnos que con Blacksad: Under the Skin, Pendulo Studios ha sabido llevarse el gato al agua.

 

 

 

 

 

Imágenes del articulo cedidas por Meridiem Games, a través de presskits. Los logotipos y marcas que aparecen en ellas son propiedad de sus respectivos dueños y son utilizadas aquí únicamente con fines ilustrativos

 

 

Blacksad: Under The Skin

8.6

Historia

9.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Diseño Artístico

9.5/10

Diseño de Sonido

8.5/10

A Favor

  • Siendo una historia completamente nueva, es tremendamente respetuosa con el cómic original.
  • Una historia adulta, compleja y con múltiples capas que va mucho más allá de lo que parecía inicialmente.
  • Excelente diseño de personajes, tanto en su construcción como en su representación artística.
  • Gran banda sonora y doblaje a la altura.

En Contra

  • Animaciones mejorables, sobre todo al interactuar con el entorno.
  • Algunos problemas técnicos sin relevancia jugable pero que afean ligeramente la experiencia general.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies