Pang Adventures. Vamos a romper bolitas! – No es Pais para Frikis

Pang Adventures. Vamos a romper bolitas!

Análisis Switch

Hay algunos juegos que prácticamente no necesitan presentación. Títulos clásicos que llevan varias décadas acompañándonos y a los que, inevitablemente, terminamos por volver cada cierto tiempo tratando de revivir épocas pasadas en las que la vida parecía mucho más sencilla. Uno de estos juegos es Pang, desarrollado por la Mitchell Corporation, que nos encandiló por primera vez en recreativas hace ya la friolera de 30 años siguiendo la misma fórmula con la que triunfaban los grandes arcades del momento: mecánicas sencillas y una dificultad que, aunque elevada, siempre te dejaba con esa sensación de “a la próxima me la paso” y con ganas de más…

Por si quedaba algún lector despistado, el objetivo del Pang original era acabar con todas las bolas que encontrásemos en cada nivel, teniendo en cuenta que cada vez que nuestros disparos alcanzasen a una de ellas ésta se dividiría en dos bolas de menor tamaño que ocuparían su lugar, repitiéndose la fórmula hasta llegar a las más pequeñas que sí podían destruirse de una vez por todas. Todo esto acompañado de los obstáculos, armas y power-ups de rigor, avanzando pantalla por pantalla mientras nuestros protagonistas daban la vuelta al mundo. Desde aquella recreativa, diversas versiones y secuelas se han ido sucediendo hasta llegar a su última entrega, Pang Adventures. Producido por la compañía especializada en retro DotEmu y desarrollado por el estudio francés Pastagames (Pix the Cat, Rayman Legends Definitive Edition para Switch) en 2016 para el resto de plataformas, el juego acaba de aterrizar en su versión para Nintendo Switch. En las siguientes líneas veremos si está a la altura de su legado.

Análisis Pang Adventures para Nintendo Switch

Como no podía ser de otra manera, el juego permanece fiel a su espíritu original y comparte planteamiento jugable con sus predecesores, al mismo tiempo que trata de adaptarse a los tiempos (¡y a los jugadores!) actuales. El argumento del juego, la lucha contra una invasión extraterrestre que trata de conquistarnos a través de las bolas repartidas por todo el mundo, no es sino una excusa para que los hermanos Pang tengan que recorrer diferentes localizaciones a lo largo de todo el globo en los sucesivos niveles que componen el juego. De esta forma, visitaremos Bora Bora, el desértico Valle de la Muerte, la campiña escocesa, el gélido ártico y Hong Kong hasta alcanzar finalmente el Asteroide P4N6 en el epicentro de la invasión alienígena. Cada uno de los diferentes escenarios nos ofrecerá no solo una ambientación distinta, sino también nuevas armas, diferentes físicas de rebote en las bolas y otras novedades jugables.

Además de las armas más tradicionales como el arpón, el gancho o la ametralladora, Pang Adventures introduce nuevas armas, cada una con sus propias características, que no solo ofrecen más posibilidades jugables para acabar con las bolas enemigas, sino que unido a la limitación de munición de algunas de ellas otorgan un pequeño componente estratégico al juego. Por nombrar un par de ejemplos, el lanzallamas tiene una gran capacidad de destrucción pero un alcance y munición limitados, de forma que trataremos de agrupar la mayor cantidad posible de bolas antes de utilizarlo. La pistola, en cambio, tiene gran alcance y munición infinita, pero necesita unos segundos para recargarse cada 6 disparos, lo que nos obligará a movernos para esquivar bolas durante ese tiempo. Parte de la diversión va a estar precisamente en ir descubriendo las características, pros y contras de cada arma y utilizarlas (o evitarlas) en consecuencia.

En cuanto a los nuevos elementos jugables, destacan sobre todo los nuevos tipos de bolas que le dan al juego una mayor variedad. Bolas con niebla, que nos cegarán parcialmente al romperlas, bolas que dejarán caer lava al alcanzarlas dañando todo lo que toquen por el camino (incluyendo a otras bolas), bolas explosivas (al tocarlas o con cuenta atrás) y, mis favoritas, las bolas eléctricas. Estas bolas tienen la particularidad de que si las alcanzamos con un arma de cable metálico, como el arpón o el gancho, una corriente descenderá por el cable y nos electrocutará si no conseguimos alejarnos lo suficientemente rápido. En cambio, podremos evitar esas descargas si utilizamos otras armas que carezcan del cable conductor. Por si no teníamos suficiente, otra novedad destacable es la introducción de un componente tower defense en algunos niveles en los que, además de eliminar todas las bolas, deberemos evitar que estas golpeen unos pedestales mientras van rebotando por la pantalla. A esto tenemos que sumarle paredes que se van desplazando reduciendo el espacio (a lo triturador de basura de Star Wars), barreras energéticas que bloquean nuestro paso o el de las bolas e incluso trampolines… elementos más que suficientes como para no aburrir al jugador contemporáneo. Sin embargo, la novedad que más llama la atención es la introducción de jefes al completar todos los niveles de cada una de las distintas localizaciones. Aprovechando la excusa argumental de la invasión extraterrestre nos enfrentaremos a unas criaturas tentaculares que tratarán de impedir nuestro avance a base de bolas. Una idea que, aunque fresca e interesante, carece de la dificultad suficiente para suponer un verdadero reto para el jugador. Se echa en falta también una mayor variedad en cuanto a su diseño, puesto que son todos prácticamente iguales con ligerísimas variaciones. Afortunadamente, el jefe final sí es diferente a los anteriores y presenta una mayor dificultad, dejándonos con un buen sabor de boca al derrotarlo y terminar el juego.

Pang Adventures nos presenta 3 modos de juego diferenciados. El modo principal, llamado modo tour, nos ofrece una experiencia casualizada permitiendo reintentos ilimitados para tratar de superar cada nivel. Este modo de juego nos ayudará a preparar la experiencia clásica, más cercana a la recreativa original, que ofrece el modo puntos: 3 únicas vidas para tratar de superar el juego completo. Por último podemos disfrutar también del modo pánico, en el que nos enfrentaremos a sucesivas oleadas de bolas con dificultad y velocidad progresivas. Cada uno de los tres modos de juego puede jugarse de forma individual o en cooperativo local, y aquí es donde la versión de Switch gana muchos enteros con respecto a las versiones existentes para otras plataformas: sólo necesitamos extraer los joy-con para poder disfrutar en cualquier parte de la experiencia cooperativa, tanto en modo sobremesa como en modo televisor. Uno de los alicientes introducidos en el modo cooperativo es la posibilidad de revivir a nuestro compañero de fatigas, aunque para ello tengamos que permanecer varios segundos inmóviles, a merced de las bolas, frente a su cuerpo caído. Contrariamente a lo que publican otras reviews que obviamente no se han molestado en probar el juego y se han limitado a copiar lo que ya escribieron en su día para la versión de PC, Pang Adventures NO dispone de cooperativo online. En su lugar, tendremos que conformarnos con unos marcadores online gracias a los cuales podremos comparar nuestras puntuaciones con nuestros amigos y con las del resto de jugadores del mundo, así como conocer nuestra posición en el ranking mundial de jugadores.

Análisis Pang Adventures para Nintendo Switch

A nivel visual, los gráficos cumplen con su cometido con un diseño artístico sencillo, alegre, colorido y desenfadado, sin alardes innecesarios. El control es fluido y muy preciso en todos los modos de juego. El apartado sonoro es bastante más discreto: las melodías que acompañan a cada uno de los distintos escenarios resultan agradables aunque sin llegar a destacar, pero su repetición constante durante los 15 niveles que comprenden cada escenario puede llegar a cansarnos. El juego no tiene voces y cuenta con todos los textos en perfecto español.

En general, podemos decir que Pang Adventures es un juego honesto que nos da exactamente lo que promete: la versión actualizada de uno de los grandes clásicos del arcade, adaptada a los nuevos tiempos y a los nuevos jugadores con un perfil más casual. Un título que, sin arriesgar en lo técnico, sí es capaz de innovar lo suficiente en lo jugable como para no caer en la repetición y nos mantendrá enganchados a los mandos de nuestra Switch durante horas, ya sea solos o en compañía.

 

 

 

 

 

Pang Adventures

Pang Adventures
7.1

Historia

5.0 /10

Jugabilidad

9.0 /10

Diseño Artístico

8.0 /10

Diseño de Sonido

6.5 /10

A Favor

  • Las nuevas armas y tipos de bolas traen frescura al juego original.
  • La inclusión de jefes le sienta muy bien al juego.
  • Cooperativo local en cualquier momento gracias al doble mando de Switch.

En Contra

  • La ausencia de un modo cooperativo online
  • Poca variedad en el diseño de los jefes.
  • Los más puristas encontrarán el modo estándar demasiado fácil.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies