Análisis Cat Girl Without Salad: Amuse-Bouche | Videojuegos,Análisis,Noticias

Análisis Cat Girl Without Salad: Amuse-Bouche

No es ninguna broma…

Seguramente algunos de los lectores más veteranos recuerden el estreno, allá por 2007, de Grindhouse, una producción de Quentin Tarantino y Robert Rodriguez que pretendía homenajear a aquellos cines cutres, llamados grindhouses, que en los años 70 proyectaban, habitualmente en sesión doble, el más casposo, sexualizado y violento cine de explotación que pudiesen encontrar.

Tratando de recrear de la forma más fiel posible la experiencia de los grindhouses originales, el proyecto de Rodriguez y Tarantino se estructuró imitando a aquellas sesiones: un programa doble con dos películas (Planet Terror, dirigida por Rodriguez y Death Proof, dirigida por Tarantino) acompañados de una serie de trailers falsos – impagable, el momentazo de Nicolas Cage – creados expresamente para la ocasión.

Muy bien. Pero, y todo esto… ¿qué se supone que tiene que ver con el juego que estamos reseñando? Paciencia, amigo lector, que ya estamos llegando. Lo más curioso de los trailers falsos que acompañaban a Grindhouse, evidentemente creados como un divertimento paródico, es que algunos de ellos como Machete o Hobo With a Shotgun tuvieron tanto éxito que unos años más tarde acabaron convertidos en película.

 

Saltamos al 1 de abril (April Fool’s Day – el equivalente anglosajón a nuestro día de los inocentes) de 2013. Wayforward, el estudio californiano responsable de grandes títulos como los Shantae, los Mighty Switch Force! y colaborador de otros como Bloodstained: Ritual of the Night o River City Girls, anunció a bombo y platillo su nuevo proyecto, destinado a ser el juego definitivo: Cat Girl Without Salad!.

Y digo juego definitivo porque prometía combinar elementos de prácticamente todos los géneros existentes: puzzles, plataformas, shoot’em up, acción, first person shooter, third person shooter, aventura, estrategia, lucha, ritmo, arcade, horror, estrategia, RPG… e incluso visual novel. Y además tenía previsto salir en todas las plataformas existentes en el mercado.

Obviamente, se trataba de una broma de April Fool’s Day. O al menos eso parecía hasta que un buen día y sin aviso previo, como ya sucediese con los trailers falsos de Grindhouse… el juego apareció publicado. Primero de forma tímida en PC, únicamente para suscriptores del Humble Monthly y, casualmente (o no), desde el 1 de abril de 2020 – otra vez en el día de los inocentes – en nuestras Nintendo Switch.

Cat Girl Without Salad: Amuse-Bouche nos pone en la piel de Kebako, una intrépida cazarrecompensas intergaláctica con orejas de gata a la par que chef de 4 estrellas que, acompañada por su fiel Squiddie (una especie de calamar parlante) recorrerá el universo conocido en busca y captura de los delincuentes intergalácticos más ridículos y disparatados que pululan por espacio.

Cat Girl Without Salad: Amuse-Bouche - RPG Galaxy
Cada galaxia tiene su propios enemigos y ambientación.

Para conseguirlo, Kebako tendrá que atravesar las tres galaxias que componen el juego (Radical Galaxy, RPG Galaxy y Kawai Galaxy), cada una con sus propios enemigos y ambientación, enfrentándose a hordas de coloridos enemigos en un frenético shoot’em up clásico de scroll lateral hasta llegar, como no podía ser de otra manera, al enfrentamiento final con los jefes de turno, cada uno con sus propias mecánicas y evoluciones.

Entonces… ¿después de todo este revuelo se va a quedar en un simple juego de disparos? ¿dónde quedó la propuesta de reunir todos los géneros bajo un mismo título? En este sentido podemos quedarnos tranquilos porque, después de todo, el título de Wayforward comple con lo que había prometido… más o menos.

Y digo más o menos porque, aunque Cat Girl Without Salad: Amuse-Bouche hace lo posible por incluir elementos y mecánicas jugables de otros géneros, estos intentos se perciben como anecdóticos o directamente forzados, casi más como un divertimento de los desarrolladores que como una propuesta realmente atractiva para el jugador más allá de su originalidad.

Así, el primer género que se cruzará en nuestro camino, ya desde el mismo arranque, será el de la visual novel. Todo, y cuando digo todo es todo, el desarrollo de las distintas fases del juego está acompañado por la conversación entre Kebako y Squiddie, a la que incorporaremos a los distintos jefes una vez que lleguemos a ellos. Unos diálogos bastante divertidos (y completamente surrealistas) gracias a los cuales conoceremos mejor a los distintos personajes y veremos avanzar la trama.

Cat Girl Without Salad: Amuse-Bouche - Historia
Durante todo el juego nos acompañan los diálogos de los protagonistas.

Esta idea, que a priori suena bastante atractiva, no acaba de funcionar del todo bien debido a lo complicado que resulta seguir con atención la conversación mientras en la parte jugable estamos sumidos en un frenético bullet hell esquivando proyectiles y tratando de disparar a todo lo que se mueva en pantalla. Y más, teniendo en cuenta que el juego está únicamente disponible en inglés, tanto las voces como los subtítulos. En mi caso, la disyuntiva estaba clara: o bien escuchaba / leía / traducía o bien jugaba, pero mi cerebro era incapaz de hacer las dos cosas a la vez.

El resto de géneros vienen encapsulados en forma de armas: algunos enemigos abatidos dejarán caer power-ups con forma de cartuchos retro que nos equiparán con poderosas armas inspiradas en diferentes géneros:

  • Arcade Gun – Invoca a una Ms. Pacman rosa cuyo movimiento se puede controlar mediante los botones de acción.
  • Dance Gun – El disparo va sincronizado con la correcta pulsación de las flechas de movimiento al más puro estilo Dance Dance Revolution.
  • Sports Gun – Nos equipamos con un palo de golf con el que golpearemos a una serie de bolas que actuarán como proyectiles.
  • RPG Gun – Invoca un menú clásico de los JRPG por turnos, a lo Final Fantasy VII, en los que podremos escoger entre un conjunto de ataques basados en las opciones habituales en este tipo de juegos.
  • Puzzle Gun – Emulando la mecánica de títulos como Puzzle Bobble o Zuma, dispararemos unas bolas de colores que dañarán a los enemigos. Además, si unimos tres bolas del mismo color, obtendremos una gran explosión.
  • Platformer Gun – Invoca a un simpático muñeco que corre y salta bajo dañando a todos los enemigos que toca.
Cat Girl Without Salad: Amuse-Bouche - Armas
Tenemos 6 armas especiales a nuestra disposición. A cada cual más original.

Con ellas vuelve a suceder algo parecido a lo que ocurría con la narración. Aunque son armas poderosas, originales y divertidas resulta difícil controlarlas mientras la otra mitad de nuestra atención está ocupada esquivando proyectiles enemigos. Por otro lado, acaban siendo demasiado efímeras, puesto que perderemos el arma equipada en cuanto recibamos cualquier impacto enemigo. Se da incluso la paradoja de que, en algunas ocasiones, preferiremos no coger el power-up para no equiparnos con un arma que posiblemente nos entorpezca más que ayude.

A nivel gráfico y sonoro, el juego cumple sin deslumbrar. Gráficos y animaciones sencillos pero estridentes y coloridos con una clara inspiración manga que nos recuerdan al estilo de Bryan Lee O’Malley en Scott Pilgrim, acompañados por melodías animadas que siguen la acción en todo momento junto a un destacable doblaje en inglés.

Cat Girl Without Salad: Amuse-Bouche - RPG Gun
Arma inspirada en JRPGs con combate por turnos como Final Fantasy VII.

La traducción de Amuse – Bouche, que forma parte de su título, sería aperitivo o entrante. Y lo cierto es que el juego se antoja como eso, como un pequeño aperitivo. Superar las 3 misiones que el juego nos propone no debería llevarnos más de hora y media aunque podemos alargar el tiempo de juego gracias a un modo extra, que se desbloquea al derrotar al último jefe, y que nos permite equipar el arma que queramos sin necesidad de power-ups. ¿Tal vez este Amuse – Bouche sea simplemente un entrante de un próximo desarrollo? Aunque el final del juego deja bien cerrada la aventura de Kebako, los desarrolladores dejan la puerta abierta a nuevas peripecias.

En general, podemos decir que Cat Girl Without Salad: Amuse-Bouche es un experiencia divertida y original, aunque se pasa un poco de frenada y esa pretendida originalidad puede llegar a entorpecer una jugabilidad tal vez demasiado básica para los tiempos que corren. Afortunadamente, la intensidad de la acción junto con su ajustada dificultad garantizan que no nos aburriremos ni un solo instante mientras estemos jugando.

 

 

 

 

Imágenes del tomadas por el redactor. Los logotipos y marcas que aparecen en ellas son propiedad de sus respectivos dueños y son utilizadas aquí únicamente con fines ilustrativos.

Cat Girl Without Salad: Amuse-Bouche

7.1

Historia

7.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Diseño Artístico

7.5/10

Diseño de Sonido

7.0/10

A Favor

  • La originalidad de las armas a nuestra disposición.
  • Su apartado artístico, sencillo pero fresco y muy resultón (Kawai!!).

En Contra

  • Algunas armas, aunque muy llamativas, son jugablemente poco operativas.
  • Se hace difícil poder seguir la historia sin un buen nivel de inglés.
¿Te ha gustado? Compártelo en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies