Análisis Call of the Sea | Videojuegos,Análisis,Noticias

Análisis Call of The Sea

FichaNoticiasAnálisisImágenes


“MI VIEJO AMIGO, MI CURA, MI SALVAVIDAS”

Hoy me levanté con ganas de lanzarme a descubrir misterios, resolver acertijos, investigar una isla maldita en plena Polinesia. No amigos lectores, no me he vuelto aventurero de repente. ¿O tal vez sí? La verdad es que, en cierto modo, Call of the Sea nos hará sentir auténticos aventureros que ahondan en las profundidades de la selva y el mar. Nos transporta directamente a un paraíso en el Pacífico.

Este título nos llega de la mano del estudio español Out of the blue, y distribuido por Raw Fury. Lleva disponible desde el día 8 de diciembre del pasado año, el 2020. Es exclusivo de Microsoft, tanto para nuestras consolas Xbox: one, series X/S, como para usuarios de PC. Llega doblado al inglés de forma muy notable y con subtítulos en español. Por supuesto, como buen exclusivo, está en el Game Pass desde el día 1 de lanzamiento.

“Te encontraré como sea, viejo amigo”

En Call of the Sea encarnaremos a Norah Everheart, esposa del aventurero y doctor Harry Everheart. Nos situamos en el año 1934. Norah decide salir en busca de su marido, quién partió hacia una isla misteriosa en las cercanías de Tahití con el objetivo de encontrar una cura para una extraña enfermedad que tiene su mujer. Es entonces cuando empieza nuestra aventura. Llegaremos con Norah a cierta isla, la cual alberga un gran misterio que iremos averiguando mediante la exploración y resolución de puzles.

La historia y argumento del juego son sin duda su punto más fuerte. Es emotiva, a la vez que te atrapa y te hace querer continuar descubriendo todos los enimgas que rodean la misteriosa enfermedad de Norah. Para los fans de Lovecraft puede ser incluso un relato que les recuerde a sus historietas, y les transporte a lo más profundo del océano sin caer en el terror.

Sea así pues como comenzamos esta aventura. Equípate de tu libreta, tu pluma, y disponte a encontrar a tu querido marido.

“Vas a tener que estrujarte un poco el coco, viejo amigo”

Como bien dije anteriormente, es un juego que trata de resolver puzzles. Así de simple es su jugabilidad. Tan solo haremos uso de un botón para interactuar con el entorno, otro para movernos más rápido y nuestro joystick para desplazarnos. Pese a su simple manejo, el juego nos va a ofrecer múltiples puzzles que iremos resolviendo a base de ingenio.

Otro aspecto que me ha encantado a la hora de la resolución de puzzles ha sido su falta de pistas emergentes en pantalla. Vamos a estar totalmente faltos de minimapaque nos indica donde está nuestro objetivo o donde se encuentra cualquier tipo de pista. Se va a sustituir el uso del mapa o ayudas por algo tan sencillo como una libreta de notas. En este cuaderno Norah irá apuntando las numerosas pistas y diseños de los mecanismos que vayamos investigando. Esto hace que se vea favorecida la exploración del entorno, el cual está acotado en zonas distintas en cada capítulo del juego. Deberás hacer uso de sus apuntes y su diario para resolver cada puzzle que te encuentres. Esta libreta también nos va a servir para leer cada paso que demos en la historia del juego. Pero tu libreta no hará el trabajo por ti, vas a tener que estrujarte un poco el coco. Y es que Out of the Blue ha sabido diseñar cada acertijo de manera muy eficaz, aún que no siempre serán todo lo intuitivos que debieran ser según mi experiencia. Tiene una dificultad muy bien medida, no todos los resolverás en tiempo récord, pero tampoco te forzarán hasta tal punto de tirar la toalla y recurrir a guías externas.

En cuanto al rendimiento que influye en la jugabilidad y experiencia del jugador directamente, tengo que decir que a veces ha bajado de fps de forma repentina y reiterada. Por suerte no he sufrido bajones en ninguna escena donde los mecanismos de los puzzles se movían, y nunca me ha ocasionado mayor problema que la incomodidad de notar que todo se ralentizaba mientras caminaba.

“Algo moderno con sabor a años 30”

Estaba deseando hablar ya del apartado artístico y voy a empezar por lo más palpable: su estilo visual y su arte. Nos encontramos ante un diseño artístico moderno conestilo puramente “cartoon”. Bien podría recordarte al juego más famoso del momento, Fortnite. Tiene ese estilo de modelado sacado de una peli de animación clásica y convertido al 3D, con colores muy vivos, rozando incluso los colores de los neones y fluorescentes cuando te encuentras en las profundidades el mar. Pero como adelanto en el epígrafe, tiene sabor a años 30. Consigue una ambientación sublime de esa época. Esto se ha llevado a cabo con un gran diseño de vestuario de los personajes que van a apareciendo. Pero no solo son las vestimentas las que delatan su década, iremos encontrados numerosos“cachivaches” y artilugios que te harán ubicarte más aún en la época.

Si tuviera que describirte su estilo visual en una frase, sería: “es como ver la película de Disney de Tarzán, pero con los gráficos de Fortnite”. Pues eso, algo moderno con sabor a años 30.

Pasamos ahora a otro de los aspectos artísticos: la música. Viene de la mano de Eduardo de la iglesia. Se compone de numerosos temas, en su mayoría instrumentales, que harán las delicias del jugador. Consigue transmitirnos lo que el juego quiere en cada momento, desde la tensión más palpable hasta la sorpresa o el alivio más reconfortante cuando resuelves un puzzle. Es capaz de convertir momentos de descubrimiento en algo muy grandilocuente o hacernos sentir tristes cuando Norah también lo esté.

Es una banda sonora muy escuchable. Aconsejo que os acerquéis a ella después de jugar el juego, sin duda os llevará de vuelta a sus escenarios y situaciones.

Como hice en el anterior apartado, me gustaría hacer un aparte para hablar del apartado técnico, ahora en relación con el arte del juego. En Xbox One X, el juego luce de escándalo. Es todo un disfrute poder gozar de la iluminación de las puestas de sol en plena selva, de los reflejos del agua. Te da todo lo que puedes esperar de un juego independiente de estas características. No es gráficamente realista, pero tampoco lo pretende. Haceun buen uso del motor Unreal Engine, y abastece muy bien de detalles y elementos todo el entorno que nos rodea.

“No te lo pienses más y programa tu viaje a 74 millas al oeste Tahití”

En resumen, Call of the Sea es el juego con el Out of the Blue debuta en la industria, y lo hacen muy notablemente. Nos presentan una historia que nos llegará a nuestro corazoncito gamer. Nos hará pensar en cómo resolver sus numerosos e ingeniosos puzzles haciéndonos sentir muy satisfechos. Todo esto aderezado de un estilo visual muy llamativo y una música que va al compás de nuestros sentimientos al jugar.

Espero con ansia más noticas sobre futuros lanzamientos de este estudio nacional, alguna pista de su próximo proyecto, aún que sea en forma de puzzle.

Tenemos entre manos un juego exclusivo más que añadir a nuestras máquinas pistacheras, y del que poder sacar pecho. Así que no te lo pienses más y programa tu viaje a 74 millas al oeste Tahití, viejo amigo.

 

 

 

 

 

 

 

Call of the Sea

8.3

Historia

9.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Diseño Artístico

9.0/10

Diseño de Sonido

8.0/10

A Favor

  • Historia bien narrada y que te lleva de la mano junto a la protagonista, haciendo que empatices con ella en todo momento
  • Puzzles muy variados y con una dificultad bien medida
  • Estilo visual y musical que te hacen disfrutar aún másdel juego

En Contra

  • Bajadas repentinas del rendimiento respecto a la fluidez
  • Hay zalgún puzzle que no es demasiado intuitivo

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies