Los seres huecos. Las cintas de Blackwood, Vol. 1. Chuck Hogan y Guillermo del Toro

Los seres huecos. Las cintas de Blackwood, Vol. 1. Chuck Hogan y Guillermo del Toro

1 febrero, 2021 0 Por Alberto Martin

A aquellos que ya conozcan la obra de estos dos autores no les sorprenderá lo que digo, pues Chuck Hogan y Guillermo del Toro ya habían trabajado con anterioridad: de la imaginación de ambos creadores surgió la Trilogía de la Oscuridad, una revisitación del mito del vampiro con numerosos homenajes (no podá ser de otra manera) al clásico de Bram Stoker. La saga gozó de buenas ventas y fue adaptada, con más libertad que fidelidad, a la televisión bajo el título de Strain. Con todo ello quiera dar a entender que si Los seres huecos funciona tan bien, se debe, muy probablemente, a que ambos autores se conocen desde hace tiempo y han sabido perfilar una manera de trabajar conjunta que, sumado al más que interesante material que nos presenta, solo puede desembocar en una obra tan divertida como estimulante.

La novela nos ubica en la actualidad, en Nueva York, donde Odessa Hardwicke, una agente del FBI novata que, en acto de servicio, ha de disparar y dar muerte a un compañero quien, extrañamente, parece haber enloquecido e intentado matar a una niña. Casualmente, Odessa se pondrá en contacto con el agente retirado Solomon, un anciano que le explicará que debe ponerse en contacto con Hugo Blackwood, un excéntrico millonario que asegura tener más de 400 años.

La historia, pues, nos presenta a tres personajes fascinantes que desarrollarán sus historias en tiempos diferentes: de la actualidad de Odessa Hardwicke, saltaremos a la década de los 60s para ver cómo Solomondebe hacer frente a un extraño caso en el que los odios raciales saldrán a relucir; y, finalmente, en el siglo XVI observaremos el origen de los extraños poderes del misterioso Hugo Blackwood. Reunidos en la actualidad, los tres comenzarán a vislumbrar que algo muy oscuro se está extendiendo por la metrópolis neoyorquina.

Hogan y Del Toro saben hilvanar con mucha eficacia y vigor estas tres líneas que, lejos de buscar una acción paralela que converja al final, se convierten en tres líneas que se complementan y otorgan densidad a los personajes. Si sumamos a ello toda una mitología de los seres huecos absolutamente fascinante y un personaje como Hugo Blackwood, un antihéroe que nos depara momentos espeluznantes, pero también emotivos, tenemos una saga (no en vano se subtitula Las cintas de Blackwood, Vol. 1) que habrá de regalarnos grandes historias. Desconocemos si su continuación será directa o nos narrará alguno de los sucesos acontecidos anteriormente, pero de lo que estoy seguro es de que servidor no va a querer perdérselo.

El terror y el misterio se dan la mano para regalarnos, en Los seres huecos, una obra ágil, amena y, sobre todo absorbente: Chuck Hogan y Guillermo del Toro han conseguido dar a luz un libro que te atrapa desde la primera página y no te suelta hasta el punto y final. Y uno acaba con la sensación de que necesita más de Odessa Hardwicke y su oscuro pasado; más de Hugo Blackwoody de su penitente misión; más de esos demonios sumerios que han alcanzado nuestros días escondidos tras máscaras de horror y sangre.

Los seres huecos es una cita ineludible para todos aquellos que disfruten con las historias de terror (los demonios que habitan esta novela son auténticamente pavorosos) y la novela negra (no sólo estamos ante una novela procedimental, también hace una disección del racismo absolutamente contemporáneo), es un soplo de aire fresco que muchos vamos a disfrutar. Si os adentráis en la dimensión que Chuck Hogan y Guillermo del Toro os han preparado os puedo asegurar que no saldréis indiferentes.