Análisis Wonder Boy Boy Asha in Monster World

Análisis Wonder Boy Boy Asha in Monster World

10 junio, 2021 0 Por Oscar Garcia

Wonder Boy Boy Asha in Monster World

Hace unos días llego a nuestras tiendas, físicas y digitales, Wonder Boy Asha in Monster World, el vistoso remake del juego de Megadrive de 1994. Y como pasa con cualquier otro remake o remasterización es habitual, y de esperar, que las redes se llenen de reseñas y análisis hablando de las virtudes de este nuevo remake y por ende del juego original. Pero en esta ocasión me resulta curioso ver como la nueva camada de analistas, reviewers y otros juntaletras se suben a la ola de ensalzar los valores de un título como Monster Boy/Wonder Boy IV, y digo curioso, porque los que ya pintamos alguna cana en el pelo, en su día no pudimos disfrutar del juego porque este título nunca salió de Japón y en 1994 la adquisición de títulos de importación si bien es cierto que no era imposible sí que era una práctica muy poco accesible. Y de ahí mi extrañeza al leer tantos halagos a un titulo, el original, que seguramente no solo serán muy pocos los que lo han jugado realmente, sino que seguramente se enteraron de su existencia a través de la nota de prensa de los chicos de Tesura. Y esto no lo digo por dar un palo al pouserismo oficial implantado en medios y redes desde hace tiempo sino porque soy un firme defensor de este tipo de productos. Creo firmemente que los remake/remaster son realmente necesarios, y en esta colina moriré, para traer de vuelta títulos a los que en su día no pudimos tener acceso (no, jugar a una rom en PC no lo convalida) o que simplemente quedaron olivados y cogiendo polvo en un oscuro cajón. Y ese es el gran valor de Wonder Boy Asha in Monster World, el de ser un remake de un título que a día de hoy su versión original es, admitámoslo, un hueso duro de roer y con el que podremos redescubrir y disfrutar este gran clásico. ¿Dispuesto a saber lo bueno y lo menos bueno de este remake? Pues vamos con ello.

Seguro que también te interesa nuestra review de Subnautica

 

No te pierdas todos los vídeos de nuestro canal de Youtube

Os cuento toda esta parafernalia porque Wonder Boy Boy Asha in Monster World es un remake 1:1, o casi, del ya nombrado Monter Boy IV. A nivel de historia no se ha modificado nada. Nos vamos a encontrar el mismo argumento que en el título de 1994. Controlamos a Asha, la joven hija del jefe de la pequeña aldea de Estafan que acaba de convertirse en guerrera y debe viajar a presentar sus respetos a la reina en Rapadagna, la que le encomendará la misión de liberar a los 4 espíritus elementales que han sido raptados por unos malvados brujos de aviesas intenciones. No hay giros argumentales, ni grandes sorpresas, ni herramientas narrativas más allá de los diálogos a pantalla fija y no los tiene por el sencillo motivo de que no los necesita. Como todos los juegos de su época, o casi todos, el argumento era simplemente una excusa para llevarnos de una localización a otra. Una historia sin muchas vueltas que darle, directa al grano y que estableciera unas bases mínimas donde presentar a nuestro héroe ya que era mientras jugábamos donde el protagonista iba ganando carisma, donde se ganaba nuestro respeto, admiración; en definitiva era su jugabilidad, y no su historia, la que nos hacía empatizar con nuestro avatar pixelado.

Y su jugabilidad es sin duda el gran valor de la saga Wonder Boy y que se mantiene casi intacta en Wonder Boy Asha in Monster World. Y digo lo de “casi intacta” porque salvo la adaptación a una disposición de botones más moderna y el cambio de vista de 2D puras a un 2.5D, del juego actual, la fórmula es, gracias a dios, calcada al original. Estamos ante un gran título que mezcla a partes iguales acción, plataformas y exploración. La pequeña ciudad de Rapadagna servirá de nuestra base desde la que nos desplazaremos a los 4 mundos de los que se compone nuestra aventura y a la que regresaremos para invertir las ganancias recibidas en nuestra misión. Una vez dentro de estos mundos tendremos explorar unos extensos niveles sorteando plataformas y deshaciéndonos de los enemigos que nos salgan al paso gracias al uso de nuestra siempre bien afilada cimitarra. Como veis es un planteamiento de corte clásico pero que funciona a las mil maravillas. La exploración de las fases es sencilla y equilibrada, es decir, son lo suficientemente enrevesadas para no perdernos en exceso buscando la salida pero si lo bastante como para esconder algún que otro secreto que nos vendrá bien en la aventura como monedas, lingotes o las preciadas lagrimas que aumentarán nuestra saludo una vez recolectemos 9.Es en este punto de se encuentra una de las mayores diferencias con el juego original, ya que la apuesta por el 2.5D proporciona a Asha un plano más al que desplazarse. Podremos movernos a la parte «interior» de las pantallas a la búsqueda de nuevos caminos y secretos. Además esta exploración esta salpicada con pequeños y sencillos puzles que tendremos que ir resolviendo para poder avanzar. Las zonas de plataformas, están distribuidas de manera brillante y lo más importante de todo es que están bien balanceadas. No te vas a tropezar con saltos imposibles o en los que la fe pesa más que nuestra pericia pero si que hay algún que otro salto que han ajustado en exceso al pixel. Por supuesto algo similar pasa con los combates. El manejo de Asha es muy sencillo y apenas contamos con un par de golpes en nuestro repertorio, pero son más que suficientes para dar matarile a los enemigos que pueblan los distintas fases. No encontraremos ningún gran escollo entre el inicio del recorrido y nuestra recompensa final, ni siquiera los jefes finales son en exceso complicados, que serán un mero tramite más de un conjunto global, el de la fase, que gracias a esta combinación de plataformas, acción y exploración dan la agradable sensación de reto superado una vez finalizada. Un juego desafiante a la par de accesible y tremendamente divertido.

Pero no puedo terminar de hablar de jugabilidad si no hablo del Pepelogoo, un curioso animal que se convertirá en la mascota de Asha y que formará parte imprescindible de la jugabilidad del titulo ya que gracias a su colaboración podremos hacer uso del doble salto, tener caídas controladas, resolver puzles e incluso usarlo como un elemento más de las zonas de plataformas. Como veis la cooperación con Pepelogoo no es algo accesorio que solo valga para alcanzar algún que otro secreto o ítem sino que es totalmente necesaria para la resolución de la aventura ya que el «uso» de nuestra mascota esta integrado para que forme parte activa de la jugabilidad.

Pero sin duda donde este remake os va a ganar es con su apartado audio visual. Studio Artdink ha recreado todo los elementos del juego en 3D basándose en los modelos 2D del juego original. Todos los escenarios, elementos, enemigos, npc y, por supuesto, nuestra protagonista se han rehecho a la perfección y con todo detalle. Las animaciones de los personajes también han sido  hechas desde cero con mucho tomando como ejemplo las usadas en el juego de Megadrive incluyendo, por supuesto, el bailecito de Asha cada vez que abrimos un cofre. Todo el apartado técnico es una oda y homenaje al Wonder Boy IV original y se nota el cariño y mimo puesto por el estudio en este apartado que cuenta en sus filas con Ryuichi Nishizawa y de parte del equipo que desarrollo el juego original. La parte sonora del juego también es sobresaliente. Los temas que oímos son remixes del juego clásico y se han remasterizado todos los efectos que podíamos escuchar en el original. Además se han incluido voces a lo diálogos del juego, en japonés, y se han sampleado algunas para algunos movimientos y animaciones tanto de Asha como de los jefes finales.

Wonder Boy Boy Asha in Monster World es una prueba fehaciente de la utilidad, de la necesidad, de los remake. Porque admitámoslo, por muy amantes de lo retro y por muy bueno que sea Wonder Boy IV jugarlo a día de hoy tiene que ser algo bastante doloroso y esta nueva versión es, sin ningún lugar a dudas, la mejor manera de volver a jugar a uno de los grandes títulos SEGA y un autentico regalo tanto para el amante de las plataformas de acción como para el amante de lo retro, sobre todo para este último pues su versión física viene con el ROM original.

 

 

 

 

 

 

Wonder Boy Boy Asha in Monster World

8.5

Historia

7.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Diseño Artístico

9.0/10

Diseño de Sonido

9.0/10

A Favor

  • Su apartado jugable sigue siendo excelente
  • De lo más divertido que vas a jugar en PS4.
  • Apartado artístico de primera.

En Contra

  • Muy fácil, demasiado.