Análisis Mortal Shell ENHANCED EDITION

Análisis Mortal Shell ENHANCED EDITION

15 marzo, 2021 0 Por Oscar Garcia

No me gustan los «Souls»

Creo bastante conveniente decirlo ya. Ningún título de la saga me gusta. Pero no solo eso, puedo decir tranquilamente que de From Software no me gusta ninguno de sus juegos, bueno eso no es del todo cierto, ya que quizás Bloodborne sea el único que me hace cierto “tilín” pero tampoco es que me vuelva loco, digamos que lo soporto sin más. No es culpa de los juegos eso está claro y sin duda es culpa mía. Seguramente no se apreciar su jugabilidad tosca, la poca innovación  gráfica de sus juegos anclados en  hace dos generaciones o el no poder parar para poder ir al baño por culpa de esa estúpida fijación por eliminar el botón de pausa. Seguramente lo único que se salva de estos juegos, bajo mi punto de vista, es su apartado artístico y el “Lore” que se desprende de cada uno de sus títulos y no es algo que pueda decir de todos ellos ya que en “Sekiro” incluso ese apartado me parece bastante flojo en comparación y me parece sin lugar a dudas el peor de todos los títulos de Miyazaki. Digo todo esto no por tener animadversión por los títulos de From Software si no porque soy de esa clase de tipos que no ven ningún placer en la tortura digital y que además, aunque influyen otros factores como el que valore mucho mi escaso tiempo libre, soy bastante manco. Y me parece bastante oportuno dejar claro este punto antes de comenzar el análisis de Mortal Shell. Un título que salió a la venta hace unos meses pero que la pasada semana estrenó su versión para nueva generación, tanto en físico como en digital, y hemos aprovechado para probarlo en nuestra Series X. 

Seguro que también te interesa nuestra review de Sekiro: Shadows Dice Twice

No te pierdas todos los vídeos de nuestro canal de Youtube

Y confesar lo anteriormente dicho es pertinente porque Mortal Shell sigue a pies juntillas los cánones establecidos por la saga de From Software hace más de 10 años con su Demon’s Souls. Un diseño de niveles brillante, una dificultad que roza el desvarío desquiciante e incluso la ya nombrada carencia de botón de pause, son muestra que desde Cold Symmetry han tomado nota de lo visto y han querido que Mortal Shell sea un alumno aventajado en la categoría de los “Souls Like”. Y tengo que decir que no solo han replicado bastante bien la formula sino que además, continuando con la metáfora escolar, acaban por ser los primeros de la clase. Porque si bien…digamos que toman inspiración en la mayoría de mecánicas vistas ,Mortal Shell toma una serie de decisiones en su apartado jugable que, no solo lo diferencian del resto, sino que para el gusto de un servidor mejora a los títulos que intenta imitar. Y antes de que todos os pongáis a mentar a mi familia dejad primero que me explique.

Como buen “Souls” Mortal Shell es un juego difícil, cada paso que das mientras exploras la región de Fallgrim le acompaña la sensación de que morir en el siguiente combate será algo inevitable. El desasosiego e intranquilidad de saber que el siguiente combate, muy probablemente, sea el último y el tener temor indignante a volver a recorrer, por quinta vez, todo el camino andado es algo que se espera, y dios sabe porque, se desea en este tipo de juegos. Pero a diferencia de juegos similares mientras jugaba a Mortal Shell notaba que en el fondo, tras esas sensaciones, se alberga la esperanza de que, jugando bien mis cartas, las posibilidades de que en la siguiente pelea la balanza se cayera a mi favor eran bastante mayores que en el resto juegos coetáneos.

Y esto tiene fácil explicación. Y se debe a que este juego no es tan absurdamente exigente. Las ventanas de acción de los parrys y “esquivas” son unas centésimas más amables, el timming de los golpes está más ajustado dando al jugador cierta sensación de solvencia en el intercambio de golpes e incorporan un movimiento que nos convierte en piedra para evitar daños, que a diferencia del bloqueo no consume resistencia, y si sabemos gestionarlo bien nos librará de perder un combate en más de una ocasión. Algo similar ocurre con los contrataques ya que realizarlos correctamente además de asestar un golpe demoledor a la salud del enemigos nos reportará una pequeña recuperación de nuestra salud. Al final la suma de estos pequeños cambios, no se si buscada o no, en los parámetros de la jugabilidad provoca que las sesiones de juego no se conviertan en una flagelación digital y el jugador medio no sienta que el juego pasa por encima de él como un rodillo y eso amigos es algo que, por lo menos en mi opinión, se agradece mucho.  Quiere decir con esto que Mortal Shell sea un juego sencillo…pues no, ni por asomo. La exploración resulta una tarea titánicamente aterradora, cualquier enfrentamiento puede acabar en la temida pantalla de muerte y las ayudas que vamos a encontrar por el camino son, a todas luces, insuficientes…la contrapartida es igual de rotunda. Mortal Shell es un desafío continuo donde nuestra sensación de progreso y mejora es constante y aunque la muerte se suele esconder tras cada golpe es igual de cierto que la tan buscada sensación de satisfacción esta presente tras cada victoria por pequeña o pírrica que sea. Todo lo que se supone que se busca en un juego del tipo “Souls” está ahí, lo que hace lo hace diferente es que Mortal Shell consigue balancear de tal forma su jugabilidad que pese a su elevada dificultad el jugador “manco” no desista de él a los 40 minutos de partida y continúa enganchado a él durante horas y horas, gracias ,en mayor parte, a que por una vez no se sentirá un inútil jugando a un juego de este tipo.

Seguro que también te interesa nuestra review de Kholat

Pero si hay un apartado que realmente he disfrutado de Mortal Shell ha sido su narrativa. La forma críptica de exponer su lore no es algo que vayamos a descubrir con este juego pero sigue siendo un placer esa sensación de estar en un mundo totalmente ajeno, del que lo desconocemos todo y el cual vamos descubriendo paso a paso, con cada combate, cada objeto o cada personaje. En esta fantasía medieval todos los objetos tienen su trasfondo, una historia que se deja intuir más grande que las pocas líneas que nos lo describen. Pero como pasa en la vida real ver un objeto no significa saber que es lo que hace. Cada objeto que tengamos solo sabremos para que sirve cuando lo usemos e incluso tras usarlo no conoceremos totalmente el alcance de sus beneficios y será con su uso continuado cuando averiguaremos todas las propiedades de los útiles que vayamos encontrando en nuestra exploración. 

Pero sin duda alguna lo más llamativo de su lore es precisamente su propuesta. Nuestro protagonista es poco más que un ente etéreo y para lograr sobrevivir en este mundo tendremos que buscar un huésped a que invadir y controlar. Cuerpos sin vida de caballeros, guerreros o vulgares pícaros que cayeron en el páramo de Fallgrim serán caparazones aptos para ser ocupados. Cada cuerpo contará con una historia distinta que podremos desvelar y al igual cada guerrero dispone de un tipo de lucha distinto que, a base de ir desbloqueando habilidades, iremos aprendiendo. Esto aparte de ser un punto original en el planteamiento aporta un plus de estrategia a los combates ya que cada guerrero dispone de aptitudes que lo harán mejor o peor dependiendo del contrincante a batir o simplemente se adaptará mejor a nuestro tipo de combate.

Pero lo que más increíble me parece de este juego es su apartado gráfico. El motor Unreal vuelve a demostrar su fiabilidad y fantástico nivel de adaptación aportando ambientes lúgubres, unos diseños de locura, con unos efectos de luz y partículas más solventes, pero lo más importante son unas animaciones de personajes y enemigos muy fluidas que dan como resultado unos combates intensos y ágiles pero sobre todo lo más increíble de todo es que todo esto esté realizado por un pequeño equipo de 15 personas. Por supuesto, y para goce del personal, el juego trae un completo modo foto para sacar esas instantáneas que nos van a dejar con la boca bien abierta. Por supuesto el juego viene con actualizado para aprovechar las bondades de la nueva generación y por ello cuenta con gráficos 4K, 60fps, texturas mejoradas y unos tiempos de carga bastante livianos, esto ultimo se agradece bastante. De este apartado quizás el diseño de sonido sea lo único que me ha parecido que podía mejorar, a ver, el juego tiene una ambientación bastante buena. Pisadas, gruñidos y otros sonidos de ultratumba nos van a erizar el pelo en bastantes ocasiones pero hecho en falta más variedad en los efectos y temas musicales que aumenten la épica de ese ultimo espadazo con el que ese boss ha caído tras 10 minutos de combate.

Ahora creo que entenderéis porqué era necesario aclarar mi opinión sobre este tipo de juegos. Era imprescindible explicarlo para que veáis a qué nivel Mortal Shell me ha volado la cabeza. Difícil y desafiante como el que más pero lo bastante asequible como para mantenerme pegado al mando durante horas, llorando cada derrota y celebrando cada victoria. No me gustan los Souls pero ”vive dios” que adoro Mortal Shell.

 

 

 

 

 

MORTAL SHELL ENHANCED EDITION

8.5

Historia

8.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Diseño Artístico

9.0/10

Diseño de Sonido

8.0/10

A Favor

  • Jugablemente pocas pegas se le pueden poner
  • A nivel gráfico el juego es sobresaliente.
  • Lo poderosa de su narrativa emergente.

En Contra

  • Te vas a quedar con ganas de más.
  • El apartado sonoro no acompaña del todo al visual.