Análisis Hunting Simulator 2

Análisis Hunting Simulator 2

26 marzo, 2021 0 Por Oscar Garcia

Paciencia y disciplina. 

Mirar al horizonte, con la vista puesta en el punto rojo y blanco que se mece por las suaves olas del mar Mediterráneo. No existe nada alrededor tuyo, las personas se desvanecen, el ruido de fondo desaparece e incluso el mismo tiempo deja de tener sentido. Para ti, en ese preciso momento, solo existe ese punto rojo y blanco acunado por las olas, esperando con una extraña mezcla de paz y tensión a que cobre vida y dispare tus sentidos para recoger el sedal y recoger tu presa. Suena a tontería, lo sé, pero es algo que solo podrán apreciar los amantes de la pesca; y esas largas tardes junto a mi padre es lo más cerca que este murciano ha estado de cazar un animal. Pero ese tiempo me ha enseñado y cultivado unos valores que me han acompañado durante toda la vida: paciencia, disciplina y respeto por la naturaleza. Podrá gustarte (o no) el deporte, para algunos arte, de la caza deportiva pero es innegable que esta disciplina enseña, acentúa y hace crecer estos mismos valores. Valores que Hunting Simulator 2 intenta trasladar al salón de tu casa y que hoy vamos a ver si lo consigue.

Seguro que también te interesa nuestra review de Bravely Dafault 2

 

No te pierdas todos los vídeos de nuestro canal de Youtube

 

Vamos aclarar para los profanos a este tipo de juegos, entre los que me incluía hasta que probé este juego, que en Hunting Simulator 2 no va de coger una escopeta y salir a disparar “todo” lo que tenga el valor de moverse en la pantalla, para nada. EL juego de Neopica y Nacon intenta acercarnos al mundo de la “caza deportiva” desde un punto de vista más cercano al simulador de lo que en un principio nos podríamos pensar, incluso aunque lleve el término “simulator” en el nombre. De hecho el juego en los primeros compases, tras su escueto tutorial, se asemeja más a un juego de gestión que propiamente un juego de caza. Antes de cada salida tendremos que asegurarnos de tener en orden la correspondiente licencia en regla, elegir al compañero canino con el que más nos identifiquemos y por supuesto elegir el arma y calibre apropiado para la presa que queramos cazar.

Hacer todo esto antes de cada salida nos va llevar su tiempo ya que dependiendo de la región y animal tendremos que “comprar” una u otra licencia ya que, según parece, varían de un estado a otro y por supuesto de uno a otro país. Por supuesto también tendremos que probar el arma en el campo de tiro para ver si es de nuestro gusto. El compañero canino también será una elección a tener en cuenta antes de salir de nuestro refugio. Podremos elegir entre Beagle, Labrador o Branco Aleman y aunque es variedad suficiente para satisfacer todos los gustos es cierto que al final la raza del acompañante se queda en algo poco más que estético. Donde también encontraremos mucho donde elegir será en el tipo de arma que llevarnos con nosotros. El juego cuenta con licencia oficial de fabricantes bastante conocidos como los Verney Carron o Winchester. Lo que quiere decir que tendremos posibilidad de añadir a nuestra armería rifles tan emblemáticos como el Model 70 Xtreme o el Sagittarie Bacassier. La munición a llevar en nuestro zurrón también es muy importante ya que esta va a limitar la presa a la que podamos dar caza y viceversa. No podremos salir a cazar liebres con un calibre .308, aparte de ser algo que va contra la reglas de este “deporte” y podemos ser sancionados a niveles prácticos es  como matar mosquitos con una bola de cañon…poco trofeo quedaría tras el impacto para llevarnos a casa. 

Una vez fuera de nuestro refugio toca el turno al simulador deportivo en sí. Lamento decir en este punto que los que estéis esperando un shooter ambientado en las montañas vais bastante equivocados. Paciencia y disciplina son los pilares que sostienen la caza deportiva. Tendremos que caminar por la montaña, ladera o desierto buscando pistas de donde se encuentra nuestra presa, cazar una liebre o pato es relativamente fácil pero a mayor premio mayor es la dedicación. Tendremos que depositar en nuestro acompañante, un Beagle en mi caso, toda nuestra confianza pues el será el encargado de rastrear y buscar el rastro de las presas más escurridizas. Animarlo si encuentra una pista y azuzarlo para que busque la siguiente. Explorar con paciencia cada rincón hasta encontrar un rastro fresco y aguardar a que la presa vuelva a pasar por la zona para abatirlo de un tiro certero.

Pero en Hunting Simulator 2 no todo es cazar ya que también hay disponible un modo historia, eso sí viene como un DLC aparte, llamado “A Ranger’s Life” que nos da la oportunidad de proteger y preservar la vida de un parque forestal metiéndonos en la piel de un guarda forestal, un modo al que  aún no hemos tenido acceso pero que en cuanto lo probemos actualizaremos este análisis con nuestra opinión.

Gráficamente el juego se maneja bastante bien, no es la quinta esencia de lo que vamos a ver esta generación pero mentiría si dijera que no me he sorprendido a mi mismo perdiendo unos minutos en lo alto de una colina oteando el paisaje que Hunting Simulator 2 pone frente a nosotros. La representación que hace de la naturaleza es muy vistosa y la representación de los animales, incluyendo sus animaciones, es bastante realista. La única pega que le puedo sacar a este apartado es un motor de físicas que es, y siendo muy amable, incoherente lo que nos va a permitir correr por una ladera atravesando lo todas las plantas, matorrales y arboles pero tropezando en un pequeño guijarro del suelo. A ver esto no es que sea el fin del mundo pero si es algo que personalmente me saca bastante de los juegos. Por lo demás todo correcto y otra demostración de por qué Unreal sigue siendo “el motor” preferido de los desarrolladores. En la parte sonora el juego brilla bastante y lo hace por la ausencia total de banda sonora. En nuestras partidas de caza el único sonido que nos encontraremos es el de la naturaleza. El viento atravesando las hojas, el agua corriendo por la pendiente y por supuesto el sonido de los animales esta realmente bien conseguido y jugarlo con unos buenos cascos es una autentica delicia.

Hunting Simulator 2 no es un juego para todos y eso es algo evidente tan solo por su temática. Pero si dejamos a un lado nuestro prejuicios con este tipo de practicas y nos dejamos llevar solo por lo que es, un juego, la experiencia que el juego de Nacon y Neopica es bastante enriquecedora. Un juego donde lo más importante no es apretar el gatillo si no de disfrutar de la naturaleza, de sus sonidos. Dejarte llevar por los pasos de tu labrador, investigar las zonas y aprender que el arma más valiosa no es ese Winchester que llevas colgado al hombro sino la paciencia, la disciplina y el respeto por la naturaleza que has de demostrar durante todo el viaje  aprietes o no el gatillo. 

 

 

 

 

 

 

 

7.3

Historia

6.0/10

Jugabilidad

7.5/10

Diseño Artístico

7.5/10

Diseño de Sonido

8.0/10