Análisis de Aeterna Noctis

Análisis de Aeterna Noctis

24 diciembre, 2021 0 Por Jorge Cuadri
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Talento toledano

Aeterna Noctis es la ópera prima del estudio toledano Aeternum Game Studio. Y toledanas son las horas que promete hacernos pasar este ambiciosísimo metroidvania 2D, que viene cargado de contenido, de buen gusto, de referencias a titanes del género, y de dificultad endiablada. Pero no nos adelantemos. Acompañadme a dar un paseo por el reino de Aeterna en las próximas líneas. Será divertido, decían…

Seguro que también te interesa nuestra review de Asterix & Obelix: Slap Them All

No te pierdas todos los vídeos de nuestro canal de Youtube

En Aeterna Noctis encarnamos al Rey de la Noche, semi-deidad que despierta de un sueño sin descanso para enfrentarse a su némesis particular: la Reina de la Luz. Ambos contendientes se encuentran atrapados en un ciclo sin fin impuesto por el creador de todo, el todopoderoso Caos, quien, como castigo a la humanidad por esta tendencia tan nuestra de enfrascarnos en guerras, muertes, conquistas y venganzas, condenó a los líderes de los reinos principales del mundo de Aeterna a luchar entre sí hasta la aniquilación, negándoles sin embargo el consuelo de la muerte. Tras un ciclo de lucha comienza otro, y de esta forma los monarcas de la Luz y la Oscuridad nunca conocen la paz, y con ellos toda Aeterna. 

Nada más comenzar el juego, esta premisa intensa y dramática viene presentada a través de una cinemática de diseño exquisito, y relatada perfecto español por una voz en off de nivel top que sin duda reconoceréis. Hablamos nada más y nada menos que de la actriz de doblaje Nuria Mediavilla, responsable de las voces en español de, entre muchísimas otras, Cate Blanchett, Uma Thurman y Winona Ryder. Esto lleva a la introducción del juego a un nivel sencillamente insuperable con la voz de la mismísima Galadriel, que pone la carne de gallina. Y ésta será la tónica habitual en las secuencias cinemáticas que se van presentando a lo largo del juego. Tan alto se pone el listón en estos momentos, que llega a contrastar con los diálogos in-game, mucho más discretos, de un estilo similar al de títulos como Hollow Knight. En ellos, los textos se despliegan en español, y los personajes hablan un idioma inventado que los desarrolladores han dado en llamar Aeterniano (y que según nos han comentado es una mezcla entre japonés e italiano).

La banda sonora es de estilo épico, correcta y funcional, y los efectos sonoros están también a un nivel medio, acompañando bien en general. Sólo me puedo quejar, y esto es una opinión absolutamente personal, del sonido que hace el personaje al recibir daño y morir, que tras escucharlo millones de veces se hace realmente irritante, y creedme que lo vais a escuchar veces a lo largo de la partida.

A nivel gráfico el juego tiene una calidad excelente, con diseños hechos a mano, llenos de color y con efectos de iluminación muy destacables. Las animaciones son correctas. Nuestro personajes y los enemigos tienen un ligero toque anime muy original y que combinan bien con el conjunto. Como punto en contra, los escenarios suelen estar muy recargados, lo cuál a veces estorba para distinguir si algo forma parte del escenario o del background, llevándonos a perder puntos de vida por no haber visto un obstáculo en nuestro salto, o unos pinchos al fondo del agujero al que nos hemos dejado caer. Esto no es grave, en todo caso: ¿qué más da una muerte más o menos en el millón de veces que vamos a morir en cada sesión de juego?

Esto nos lleva a uno de los puntos fuertes de Aeterna Noctis: la jugabilidad. Y por punto fuerte, además de “trabajado” y “destacable”, entendemos también “importante”, ya que su elevadísima dificultad puede representar una barrera de entrada que algunos jugadores no querrán superar. Sin embargo, no dudéis que merece la pena el esfuerzo: la sensación de superación de los retos que va poniéndonos por delante el juego es más que satisfactoria, ofreciendo subidones comparables a los de Hollow Knight o los de los juegos de From Software, nada menos. La propuesta del juego es que el jugador vaya mejorando su habilidad intrínseca a base de repetir y morir, en una combinación muy interesante de tres factores: dominar las habilidades del personaje y nuestra conexión con él a través del mando,  aprendernos de memoria secuencias de movimientos y zonas de plataformeo, y controlar los ritmos de nuestros inputs al juego al estilo Sekiro. En Aeterna Noctis el famoso “git gud” tan enarbolado por la comunidad de jugadores de los títulos de Miyazaki tiene un significado muy real, y a medida que avancemos en el juego, tendremos la sensación de estar convirtiéndonos en auténticos ninjas del mando. Mentiría si dijera que la progresión se produce de manera fluida y natural. No, amigos, no. En este juego tenemos que sufrir cada centímetro de avance, siendo por otro lado éste el motivo que hace tan satisfactorio conseguir activar el siguiente punto de guardado, representado por farolas que vamos encendiendo y desde la que volveremos a empezar cuando muramos. Como contrapunto a su dificultad, encontraremos estas farolas muy a menudo, de forma que los avances casi siempre tendrán su recompensa, por pequeños que sean. Aparte de ir recorriendo nosotros mismos este “camino del ninja de Aeterna Noctis”, nuestro personaje también puede ir mejorando a través de un completo árbol de habilidades para desbloquear a cambio de experiencia, y de un conjunto de gemas que podremos equipar y que se nos van entregando a lo largo de la aventura.

El tamaño de los mapas es totalmente abrumador, así como la cantidad de misiones secundarias, tesoros ocultos, y caminos secretos. Este título nos promete una cantidad de horas descomunal si queremos desentrañar el 100% de sus misterios: ya sólo para la campaña principal estamos hablando de a partir de las 30 horas tranquilamente.

Y una nota importante para todo aquel que se sienta cohibido por la dificultad actual: los desarrolladores están muy pendientes del feedback inicial que la comunidad les está dando, y en base a ello, se encuentran trabajando a destajo en un nuevo modo de juego llamado “modo Aeterna”, en el que la dificultad se ha ajustado para que la experiencia esté más centrada en la historia y la exploración. Este nuevo modo estará disponible en todas las plataformas en un par de semanas, así que no hay excusa para no sumergirse en las excitantes tierras de Aeterna y darle una oportunidad a un metroidvania sobresaliente desarrollado dentro de las fronteras de nuestra piel de toro. 

Resumiendo, Aeterna Noctis es un debut por todo lo alto para Aeternum Game Studios. Derrocha ambición, calidad y buenas ideas, y es un videojuego absolutamente enorme en todos los sentidos. No es perfecto, pero nadie le pide que lo sea. Y para los fanáticos de los metroidvania pocas cartas de presentación serán más atractivas que la de un título precioso y enorme que bebe a borbotones de gigantes como Hollow Knight, Ori y Castlevania. No os lo perdáis.

 

Aeterna Noctis

9.3

Historia

10.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Diseño Artístico

9.0/10

Diseño de Sonido

9.0/10

A Favor

  • Un metroidvania español a la altura de los gigantes del género.
  • Historia muy elaborada, y contada con muchos quilates.
  • Repleto de referencias a obras del género y a clásicos del cine, la música y el arte.

En Contra

  • Su desorbitada dificultad inicial puede ser una barrera de entrada infranqueable para los menos pacientes.
  • Escenarios algo sobrecargados que interfieren en la percepción de obstáculos o amenazas.
  • ¡Por favor, que cambie el grito del personaje al recibir daño y morir! 😀