Análisis Dishonored

Análisis Dishonored

23 abril, 2021 0 Por Daniel Garrido

Mi historia con Dishonored es cuanto menos curiosa. Años atrás, hice varios intentos de pasarme la aventura de Arkane Studios, pero nunca tuve éxito. Siempre me echó algo para atrás, dándome la sensación de que el juego no era para mí, a pesar de las excelentes críticas que había recibido. Hace unas semanas, quién sabe si por mi evolución como jugador, decidí darle una segunda oportunidad, y esta vez sí, terminé lo que empecé. Y es que al acabar la aventura de Corvo me surgían muchos adjetivos., todos positivos, para definirla, pero me quedo con uno en particular, inteligente. Dishonored es un juego inteligente. El motivo, os lo explico a continuación.

No te pierdas la review del Razer Wolverine V2

No te pierdas todos los vídeos de nuestro canal de Youtube

Digo que estamos  ante una aventura inteligente por un motivo. Dishonored no reinventa la rueda, no pone sobre la mesa nada que no hayamos visto en el mundo del videojuego, pero todo lo que recoge, todos los elementos presentes en videojuego y de los que hablaremos más adelante como la narrativa, el diseño de misiones, habilidades o apartado artístico y muchos otros son excelentes, y por eso, en mi opinión, es extraordinario lo que han hecho los chicos de Arkane.

En Dishonored encarnamos a Corvo Attano, el protector real de la emperatriz Jessamine Kaldwind que ha sido injustamente acusado de su asesinato. Con nuestros aliados, trabajemos en las sombras para rescatar a la hija de la emperatriz, Emily Kaldwind y librar al imperio del reinado de Lord Regente, que junto con un grupo de conspiradores, ha dado un golpe de estado aprovechando el asesinato de la emperatriz con el objetivo de gobernar con puño de hierro el imperio. Así contada, la historia de Dishonored no rompe los esquemas, no reinventa la rueda, pero son dos aspectos los que crean una narrativa muy interesante.

El primero son los personajes, tanto héroes como villanos, rebosan personalidad. Todos se mueven en una escala de grises y con sus propias motivaciones en la historia. Es un lujo poder entablar conversaciones con ellos, leer sus cartas o diarios. En segundo lugar, la ambientación, el mundo donde se desarrolla la historia es simplemente impresionante. Nos encontramos en un mundo de carácter Steampunk, que mezcla aspectos tecnológicos avanzados con una estética propia de la Inglaterra Victoriana. Estos conceptos son ya de si interesantes, pero a ellos hay que añadir cierta presencia de “magia negra”  que tendréis que descubrir por vosotros mismos. Todos estos ingredientes se mezclan para crear una narrativa y un mundo con un toque único.

Habiendo puesto encima de la mesa la narrativa de la obra, el siguiente paso es hablar del núcleo de todo videojuego, su jugabilidad. ¿Cómo se juega a Dishonored?. La respuesta es sencilla, aunque con matices. El juego se divide en niveles semiabiertos donde tendremos que cumplir una serie de objetivos mientras que, entre misión y misión, podremos visitar nuestra “propia base” donde podremos realizar diversas actividades.

Sobre las misiones y su estructura solo puedo aplaudir el trabajo realizado por los chicos de Arkane. En las mismas, se nos presenta un mundo semi- abierto con numerosas rutas donde somos nosotros quienes decidimos como enfrentarnos a las misiones, si a espadazo limpio o intentando ser lo más sigilosos posible. Al principio de la misión se nos dará un objetivo, como por ejemplo neutralizar a un determinado objetivo. A partir de ahí, está y nuestras manos decidir como lo completamos. Podemos realizar misiones secundarias dentro de mapa, que nos aportarán información sobre el mundo y los personajes, mejoras para Corvo y, en el mejor de los casos nuevas formas de completar nuestra misión. Me encanta que sea un juego que premie al jugador que está atento a los detalles y quiere explorar el escenario. En este sentido, realizar una misión secundaria, escuchar una conversación entre dos guardias o leer una carta en una casa cualquiera, nos puede aportar nuevas oportunidades de juego. En ese sentido, Dishonored bebe un poco de los juegos de la saga Hitman. Por supuesto no tienen su complejidad ni lo pretenden, pero denotan cariño y ganas de dar opciones al jugador.

En la mayoría, por no decir todas las misiones, tendremos que infiltrarnos en edificios muy bien vigilados, pero gracias a los poderes del protagonista, la tarea nos será mas sencilla. Por motivos de Spoiler que lógicamente no van a ser mencionados, nuestro personaje adquiere una serie de habilidades que nos proporcionarán ventaja táctica sobre nuestros enemigos. Algunos poderes, como poder ver a través de las poderes, saltar y agacharnos más rápido o poder teletransportarnos a una determinada distancia otorgan mucha variedad a la aventura, permitiendo un enfoque táctico que le sienta como un guante al juego. Necesitaremos hacer uso de esos poderes, por una parte porque los enemigos que nos encontraremos son implacables y nos pondrán las cosas muy complicadas, con una buena IA, dura y variada. Los poderes también se benefician de un excelente diseño de escenarios. Nos moveremos por zonas y edificios donde la verticalidad y los distintos recovecos están muy presentes, haciendo que se pueda llegar a la misma zona por varios caminos diferentes y acentuando lo que ya mencioné previamente, que es la estructura semi- abierta de las misiones.

Pero no todo va a ser luchar, y entre misión y misión podremos visitar nuestro cuartel general, donde podremos hablar con los personajes que nos acompañan, conocer mas del mundo en el que se desarrolla la aventura y, también importante, comprar mejoras. Mejorar a nuestro personaje es clave, porque la victoria requiere preparación.

Por eso, podremos comprar desde munición para nuestras armas, piezas de equipo que nos hagan ser mas peligrosos o pócimas de salud o maná para regenerar nuestros poderes, entre muchas otras cosas. Las armas de las que dispondremos serán variadas y marcarán nuestro estilo de juego. Tendremos desde pistolas, nuestra espada, ballestas, bombas etc… herramientas que nos servirán para salir airosos de nuestros enfrentamientos. Enfrentamientos que todo sea dicho podremos decidir que sean letales o no, aspecto muy importante porque de ello dependerá la percepción que tengan los personajes y el mundo que nos rodea de nosotros además de ciertos aspectos de la narrativa. También podremos mejorar a nuestro personaje encontrando runas, que nos permitirán desbloquear nuevos poderes, o talismanes, que podremos equiparnos para tener habilidades pasivas, teniendo que encontrar todos ellos en los escenarios, ya que están bien escondidos.

Del apartado artístico tengo poco que decir, es espectacular, pero lo mejor es que lo veáis y experimentéis por vosotros mismos. Acompaña también un excelente doblaje al español junto con una BSO que suele pasar desapercibida en las misiones pero que, cuando entra en escena está muy ciudad. Para rematar, el juego está muy pulido, y mientras lo he jugado en mi Xbox Series X no he tenido ningún tipo de problema, lo cual siempre es un punto positivo.

En resumen, una obra que debes jugar sí o sí. Déjate seducir por su mundo Steampunk, unas mecánicas jugables muy ciudades, y una historia en la que tendremos que recuperar nuestro honor. Imprescindible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dishonored

8.6

Historia

8.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Diseño Artístico

9.5/10

Diseño de Sonido

8.0/10

A Favor

  • La jugabilidad es exquisita.
  • Gran diseño de misiones, con muchas posibilidades.
  • Diseño artístico con mucha personalidad.
  • Personajes principales y secundarios muy cuidados

En Contra

  • No presenta nada que no hayamos visto antes en la industria.