Análisis Darq Complete Edition

Análisis Darq Complete Edition

10 mayo, 2021 0 Por Alberto Martin

Darq empieza sin preámbulos: pasada la pantalla de inicio donde se te dan las opciones técnicas y desde donde, una vez completado, puedes acceder a los siete capítulos que componen esta aventura repleta de puzles ingeniosos, uno se encuentra con una casa destartalada, un personaje extraído del imaginario timburtoniano y una cama donde debemos hacer que el protagonista se acueste. A partir de aquí, partiendo de esta premisa tan sencilla, casi espartana, Darq compone una de las mejores ambientaciones que podemos encontrar en el panorama indie: tétrica, asfixiante, claustrofóbica, pesadillesca… Para aquellos que gozamos con el mejor Tim Burton y con aventuras como Little Nightmare, la obra que hoy nos ocupa puede depararnos unas horas de auténtico gozo porque lo tiene todo para convertirse en esas pesadillas que disfrutamos en pantalla: sus escenarios, personaje y puzles están fantásticamente creados. Unfold Games, una pequeña desarrolladora afincada en Los Ángeles, California, ha sabido manejar una propuesta modesta con una desenvoltura increíble y que estoy seguro que si os gustan las precedentes que os he nombrado, os va a encantar. Pero entremos en detalles.

Quizás os estéis preguntando qué sucede con la historia: pues bien, la premisa, como he comentado al inicio, es tan austera como evocativa. Nuestro protagonista se estirará, al inicio de cada capítulo, en su cama para tratar de sobrevivir a sus pesadillas. Nada más y nada menos: es, ciertamente, una idea sencilla, que funciona como punto de partida y que no pretende generar un discurso alrededor del personaje, pues la conexión de los capítulos es inexistente. Quizás sea esto uno de los puntos cuestionables de Darq: la obra habría adquirido mayor cohesión de haber creado un cierto discurso que uniera cada uno de sus capítulos. Pero, ya digo, no es un problema mayor, pues el énfasis del juego está puesto en su jugabilidad.

La mecánica alrededor de la cual gira todo el videojuego son los puzles: en Darq tendremos la habilidad de caminar tanto por paredes como por techos para tratar de avanzar en sus escenarios. Estos cambios de perspectivas son el eje que nos va a permitir resolver dichos rompecabezas: caminando por el suelo nos toparemos con un muro o una puerta que nos impide avanzar, pero si conseguimos cambiar la perspectiva, veremos que podemos girar por una pared o avanzar por el techo. A ello debemos sumarle una serie de enigmas que nos obligarán a memorizar el orden de ciertas teclas, tratar de recomponer un cable de la corriente mediante giros en el escenario, mover ciertos cubos para desbloquear una ficha que debemos recoger. Darq siempre ofrece un diseño ingenioso de estos puzles que, sin ser complejos (no hablo todavía de los DLCs que vienen en esta Complete Edition), sí suponen un reto estimulante y muy agradable. Estos paisajes oscuros están poblados por personajes que tratarán de impedir nuestro avance: nuestra tarea será evitarlos mediante escondites en un juego de sigilo muy sencillo pero efectivo. Eso sí, de equivocarnos o despistarnos, el susto en estos casos está más que garantizados.

Donde los puzles sí llegan a una máxima creatividad (y complejidad) es en los DLCs: La Torre y La Cripta son las joyas que coronan esta obra y que saben exprimir al máximo (y renovar) las mecánicas que componen la obra. A lo largo de la aventura uno tiene la sensación de que no acaban de aprovechar del todo las propuestas jugables que componen el juego: los puzles se sienten ajenos al escenario, casi sin interactuar con ellos. Y es una lástima porque el diseño artístico es tan bueno que, creo, necesitaba dialogar con los puzles para redondear el resultado: por fortuna, esa sensación se desvaneció al empezar La Torre y, sobre todo, La Cripta: dos escenarios que aumentan el ingenio y la dificultad enormemente. Sobre todo en La Cripta, los puzles son capaces de conversar con el escenario, a lo que se ha de sumar una nueva mecánica que obliga a leer el juego de una manera totalmente diferente y muy refrescante.

Y si incido tanto en la necesidad de que puzles y escenarios dialoguen es porque el diseño artístico del juego es francamente estupendo: bajo una apariencia modesta, Unfold Games ha sabido crear paisajes oníricos sacados de nuestras más terribles pesadillas: hospitales, criptas, calles abandonadas, vagones de trenes, etc. Todo está compuesto de manera exquisita, con un diseño de enemigos muy desasosegante: lámparas con forma humana, seres de aspecto humano, pero de comportamiento animal… A todo ello cabe añadirle los objetos que nos servirán de llave para completar los niveles: piernas humanas, cabezas, etc. Todo con un excelente mal gusto que aumenta nuestro malestar durante el recorrido de sus escenarios punteados por algunos sustos que vienen originados por el apartado sonoro: aunque la música suele estar ausente (excepto contadas excepciones), el diseño sonoro de los escenarios con el ruido de nuestros pasos, el traqueteo de los vagones, el zumbido eléctrico de las baterías… todo ello ayuda hacer más densa la atmósfera del juego, más asfixiante.

Darq Complete Edition es una propuesta modesta pero muy sólida que destaca gracias a sus ingeniosos puzles y su diseño artístico y que explota en toda su inmensidad en dos DLCs para enmarcar. A partir de ahora, Unfold Games están en mi punto de mira, puesto que con muy poquito han sabido sacar oro: quién sabe de qué serán capaces en un futuro próximo. Aquí estaré, expectante, sin pegar ojo, por si las moscas.

 

 

 

 

 

 

Darq Complete Edition

7.8

Historia

8.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Diseño Artístico

8.0/10

Diseño de Sonido

7.0/10

A Favor

  • Los puzles son muy satisfactorios de resolver.
  • El diseño artístico.
  • Los DLCs: refinan la experiencia y dan una vuelta de tuerca a la jugabilidad.

En Contra

  • Pese a ser muy correcto, el diseño de niveles podría ser más elaborado.