Top Ten de Alan Moore

Articulo originalmente publicado en la web de Reserva de Mana, podeis leerlo pinchando aqui

Tras la segunda guerra mundial el continuo aumento de población de superhéroica estaba llegando a cotas difícilmente controlables por los gobiernos. Tanto héroe y villano sueltos por el mundo repartiendo justicia unos y cometiendo fechorías otros pasó de ser algo inusual a convertirse en un verdadero problema para la pobre gente de a pie que bastante tenía con sus problemas mundanos, por si esto fuera poco elementos de mundos extraterrestres y visitantes de dimensiones alternativas también comenzaron a deambular por nuestro querido planeta. Para resolver esta papeleta se construyo una gran ciudad, diseñada por y para superhéroes ( y villanos) donde tendrían la oportunidad de vivir sus vidas sin necesidad de ocultar sus particulares dones y usarlos en su propio beneficio. Todo esto esta contado en un espectacular prologo con forma de relato corto que nos pone en antecedentes y que tan solo por el ya merece la pena adquirir el cómic que nos ocupa hoy.

Para hacer una radiografía esta ciudad y hacernos participes de ella, Moore, nos propone vivir el día a día de la comisaria con más trabajo de Neopolis, que es por cierto el nombre de esta gran urbe. Para ello nos pone en los zapatos de una nueva recluta, Robyn Toy box, con la que conoceremos al variopinto equipo de policías que componen el departamento de policía y con el que viviremos sus primeros casos dentro del cuerpo. Tomando clara inspiración en “Canción triste de Hill Street”, y esto no lo digo yo sino el propio autor, Top 10usa los casos de la comisaria para desarrollar varias líneas argumentales con las que iremos conociendo a los integrantes de este gran reparto coral: Jeff Smax el hombre indestructible, Sin la detective sinestesica, Jackie Kowalski capaz de entrar en fase, la teniente Peregrin, el sargento Kemlo un perro con un exoesqueleto metálico, Li e Irma, Duan diablo un vaquero de la vieja escuela, Cheney capaz de controlar la electricidad estática, el rey pavo real capaz de hablar con el diablo serán los encargados de ir mostrándonos las diferentes capas de la ciudad mientras echamos, ya de paso, un vistazo a sus propias vidas. Gracias a esto se nos presentan también otras tramas mas secundarias que nos ayudan a comprender y empatizar con todos y cada uno de ellos haciéndonos participes de las relaciones que se establecen entre ellos y de la propia vida que se desarrolla a su alrededor.
Pero no serán estos los únicos personajes que nos presenta esta historia, literalmente miles de personajes van apareciendo viñeta tras viñeta sin que tengamos la sensación de “deja vu” con el paso de las paginas ya que no hay dos iguales y es que el viejo Moore da rienda suelta a su imaginación llenando Neopolis de individuos únicos que llevan a cabo sus labores diarias como cualquier persona…digamos que normal… si tenemos en cuenta como “normal” que el conductor de un taxi sea un hombre ciego capaz de conectar a nivel emocional con la propia ciudad o que el vendedor de perritos calientes de la esquina caliente la comida con su visión calorífica.
Que Alan Moore es un guionista fuera de serie es algo que esta fuera de toda duda, su mente es capaz de crear mundos e historias apasionantes a años luz de lo que otros escritores son capaces de imaginar. En 1987 nos planto un mundo alternativo en “Watchmen” que marco un antes y un después en el mundo superheroico, reinvento “Supreme” convirtiéndolo en todo una oda a la edad de oro del cómic de DC o nos regaló esa obra de arte que es “La liga de los hombres extraordinarios” y ahora con Top 10 da un nuevo capítulo de su particular visión de cómo sería un mundo donde los superherores caminan e interactuan entre nosotros y para ello no solo crea un universo si no que se atreve a coquetear con la idea de los multiversos y dimensiones paralelas.
A los lápices nos encontramos a Genne Ha y Zander Cannon que hacen un trabajo, y creedme cuando os lo digo, titánico. No lo digo porque el dibujo sea claro o porque sus personajes estén realmente bien detallados ni tampoco porque cada viñeta tenga el encuadre perfecto o por que tenga una narrativa visual portentosa no es por eso, lo digo porque además de todo lo mencionado estoy delante del cómic que tiene los mejores fondos me he leído en años y tengo ya 36. Cada viñeta está repleta de detalles, todas y cada de las escenas que nos presentan esconde un detalle del argumento o simplemente nos muestra en segundo plano los quehaceres de la gente de la ciudad sin desentonar con la acción presente en el primer plano. Simplemente es un trabajo soberbio el de esta pareja que consigue que el dibujo sea serio en los momentos más lúgubres y más irónico e hilarante en los momentos cómicos que tiene la historia.
Las 352 paginas que componen esta novela gráfica están completamente abarrotadas de guiños, tanto a la obra personal de Moore como al mundo del comic en general, gracias a este juego de “a ver que encuentro” el cómic se presta a continuas relecturas sin que pierda el interés y eso es algo que solo los grandes autores consiguen hacer y que los dos premios Eisner que se llevo con ella dan fe de lo dicho.

Superheroes, aliens, robots, mundos paralelos, drogas, porno extraterrestre, competiciones de gladiadores interdimensionales….. todo lo que a un amante del cómic le gusta leer esta condensado en las páginas de este gran tomo que nos trae ECC en una edición realmente bien acabada y llena de extras. Poco dinero piden a cambio de las horas y horas de diversión que nos ofrece. Compra más que obligada.

firma-articulo-oscar2

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Translate »