Review Razer Kiyo Pro

Review Razer Kiyo Pro

7 mayo, 2021 0 Por Oscar Garcia

Ser «streamer» esta de moda. No, más aún, ser «streamer» se ha convertido, por tiempo y dedicación necesaria, en la nueva profesión de moda. Todo el mundo, o casi, quiere plantarse delante de una cámara, grabarse mientras da juega sus juego preferido, da discursos, suelta su perorata o simplemente hace el moñas y ganar riquísimos euros. Pero esto no es tan fácil como parece. Para conseguir aumentar el número de visitas tienes que tener talento y un buen equipo. Lo primero es algo que tiene que salir de cada uno de vosotros pero lo segundo es algo en lo que Razer si que os puede echar una mano y por eso presenta la cámara web para streamer Kiyo Pro.

Seguro que también te interesa nuestra review del Razer Wolverine V2

No te pierdas todos los vídeos de nuestro canal de Youtube

La caja de la Kiyo Pro sorprende por su tamaño. Al contrario que otros productos de Razer donde el embalaje es sobreproducido en esta ocasión la caja de la nueva Kiyo Pro da la impresión de ser hasta pequeña. De colores verde y negro en la portada vemos, como es habitual, una foto del producto sobre fondo negro. En la parte superior vemos el logo de «Streamer Certifed», que no sabemos que órgano certifica que producto es valido o no, pero oye el logo queda guay. En la parte de abajo vemos el nombre de la cámara y bajo el mismo tres de las características más importantes de la nueva webcam de Razer:

  • Sensor de luz adaptativo.
  • Video 1080 a 60fps.
  • HDR.

En la parte de atrás vemos una foto de la Kiyo Pro con su soporte móvil a medio estirar y algunas de sus otras características:

  • USB 3.0
  • Gran angular ajustable.
  • Distintas formas de montaje.

Solo por estas 6 características principales la Kiyo Pro ya merece la pena nuestra atención y por las que destaca sobre sus competidoras y por eso son las mismas con las que Razer hace hincapié en el lateral de la caja.

Nada más abrir la caja nos encontramos con el manual de instrucciones, protegido dentro de una bolsita transparente, y dentro de este manual también encontramos tanto las pegatinas como el habitual mensaje por parte del presidente de Razer. Al retirarlo ya podemos ver la cámara que esta protegida en un inserto de Foam. Si lo sacamos de la caja tenemos acceso a una pequeña carpeta de cartón donde se esconden el cable trenzado USB 3.0 y la tapa de la lente.

Cuando cogemos la caja ya nos damos cuenta de que, de nuevo, Razer quiere volver a marcar un nuevo estándar dentro de la categoría de cada producto que diseña. La cámara pesa bastante. Esto es normal porque esta construida usando un cuerpo de aleación de aluminio en lugar del típico plástico que suelen usar otras cámaras. Grabado en el aro que recubre la lente vienen puestas las distancias focales, la resolución de grabación y el tipo de objetivo y añadir que para proteger la lente la Kiyo monta un cristal Gorilla Glass 3.  La base articulada también esta construida usando metal como materia prima, el peso le confiere gran estabilidad cuando la ponemos sobre la mesa y la obligamos poniéndola en distintas posturas. Las articulaciones funcionan de maravilla y mantienen en todo momento la apertura deseada. Además de que muestran una satisfactoria resistencia cuando queremos cambiar la forma del soporte. También podemos desmontar la cámara del soporte para poder usarla en cualquier otro soporte como un trípode gracias a la rosca estándar situada en la parte inferior. El cable de 1,5 metros esta protegido por una gruesa camisa de hilo trenzado, esto tiene su parte negativa y su parte positiva. Por un lado  esta camisa vuelve el cable prácticamente indestructible pero tiene la contra de que es bastante aparatoso a la hora de maniobrar con la webcam a la hora de querer moverla o ponerla sobre un trípode pequeño para grabar planos en detalle.

Para hacer que funcione en nuestro equipo tan solo tenemos que conectarla a nuestro USB y el PC debe de reconocerla al instante. En nuestro ordenador de pruebas, un equipo de gama media con Windows 10, no hemos necesitado instalar el software Synapse para poder acceder a los distintos métodos y configuraciones de grabación ya que dese el software nativo de Windows 10 nos permitía configurar todos esos parámetros. Evidentemente si tienes otros dispositivos Razer es recomendable instalar Synapse pues desde un solo programa tienes el control de todos los productos.

Para probar la cámara a fondo hemos grabado varios unboxing del canal e incluso en nuestro video-review de la Kiyo Pro de nuestro canal de Youtube hacemos un montaje donde puedes ver la diferencia de grabación entre distintas cámaras. Lo primero que cabe destacar es el fantástico funcionamiento de su sensor de luz adaptable, gracias a la tecnología STARVIS la Kiyo se ajustaba a las distintas condiciones de grabación. El sensor detectaba si se grababa con o sin focos y se configuraba para dar la mejor imagen procesando la cantidad y temperatura de la luz. También hemos probado todos los formatos que ofrece para grabar y que van desde los 360 a 30fps a los 1080 a 60fps. En todos ellos las grabaciones han tenido una calidad estupenda pero hay que avisar que la grabación se produzca a la más alta configuración, es decir 1080 y 60 fps, sin saltos y caídas de la tasa de frame rate depende casi exclusivamente del rendimiento de nuestro PC. El único aspecto que no nos ha gustado mucho es que el HDR solo funciona grabando a 30fps. Es una faena ya que el ajuste de rango dinámico es capaz de corregir de manera automática la sobre o subexposición de las las imágenes. Por ultimo también hemos probado a variar el campo de visión que es capaz de capturar la Kiyo Pro modificando la apertura de su gran angular. La respuesta es absolutamente perfecta y hará las delicias de aquellos que quieran lucir de habitación.

Razer vuelve a marcar la diferencia con sus competidores con la nueva Kiyo Pro. Una cámara fabricada con materiales premium que ofrece resultados igual de exclusivos. Imagen nítida con casi cualquier iluminación, HDR, gran angular, hasta 60fps y con una gran versatilidad a la hora de montarla. Sin duda es la herramienta perfecta que necesitas para acompañar a tu talento y ayudarte a comerte Youtube o Twitch, ahora te avisamos que este producto premium tiene un precio acorde a su calidad y la puedes comprar por un precio que ronda los 199 €.