Análisis Will: A Wonderful World | Videojuegos,Análisis,Noticias

Análisis Will: A Wonderful World

PS4

Mitos. Qué bonito nombre para una diosa. Porque todos necesitamos historias y narraciones para vivir: necesitamos dar(nos) un sentido a nuestras experiencias y vivir las experiencias (reales o ficticias) de otros. La vida es una larga narración, una larga historia que nos contamos cada día, cada año. Mitos, creaciones, sueños, pesadillas… hijos e hijas de nuestra mente. Y qué bello es narrar y escuchar historias: cuando abrimos un libro o cuando nos sentamos con nuestra familia a comer y hablamos de nuestro día o cuando encendemos la televisión y vemos una película o jugamos a un videojuego. Consumimos narraciones, somos narraciones.

No, no me he vuelto loco. Will: a Wonderful World es un juego profundamente narrativo, donde el peso recae única y exclusivamente en la historia y en cómo las narramos: su orden, para ser más concretos. Para ponernos en contexto: la protagonista de esta historia es una diosa que ha perdido la memoria y se despierta sin saber quién es ni qué hace ni cómo ha llegado a ese lugar. La acompaña un peculiar ser, una suerte de perro que, en realidad, se trata de otro dios. Uno que va a ayudarle a recordar quién es y a qué se dedica: cuenta una leyenda urbana que si escribes tus problemas en una hoja y la sostienes entre las manos a medianoche mientras pides ayuda a Dios, éste te escuchará y te ayudará a resolver tus dilemas. Ese Dios es, en este caso, la diosa protagonista y nos va a tocar resolver y cambiar una serie de desastrosos destinos y, mientras tanto, ir recuperando la memoria y saber exactamente qué nos ha sucedido.

En total nos vamos a topar con nueve personajes, más los dos ya comentados: en esta obra tiene cabida todo tipo de historias, desde algunas más humorísticas hasta otras ciertamente cruentas y dolorosas. No en vano hay una advertencia inicial que recomienda jugar de noche, junto a un buen café y con un paquete de pañuelos (por favor, no penséis mal). Will sorprende por la mezcla de tonos: el juego se inicia con pasos humorísticos, con un chico intentando ligar con una compañera de instituto, para pasar a hablar de un policía y su superior que luchan contra grupos mafiosos, también de una joven que emigra y es víctima de la trata de blancas… y, si esto os parece poco, también hay espacio para un niño víctima de violencia por parte de su alcohólico padre. Sí, en Will tiene cabida todo ello y, sobre todo, nos va a deparar una serie de sorpresas que nos dejarán boquiabiertos (sí, también hay otra advertencia inicial de que cuando toque gritemos todo lo que queramos y molestemos a los vecinos con nuestros gritos). Por supuesto, estas nueve historias irán confluyendo poco a poco y se irán influyendo unas a otras.

Como en toda visual novel, en Will a Wonderful world vas a leer muchísimo.

¿Pero a esto cómo se juego? Bien, como os podéis imaginar estamos ante una Novela Visual y, sí, nos va a tocar leer muchísimo, pero no es la habitual Novela Visual en la que deberemos tomar ciertas decisiones cada pocos minutos para ver el devenir de nuestros protagonistas. La diosa protagonista tiene el don de cambiar el destino de los humanos leyendo sus cartas y alterando el orden de lo que les sucede a sus desdichados protagonistas: esto se traduce en que deberemos leer las cartas que nos aparecen y, una vez leídas, el juego nos mostrará ciertas frases que pueden cambiar de orden. Alterándolas conseguiremos diferentes finales para los protagonistas: finales malos, finales regulares y finales excelentes. La meta es conseguir el final S, es decir, el más amable. Esto es fácil cuando tienes sólo una carta, pero a medida que avancemos en la historia, veremos que el destino de una persona se rige por lo que hace otra: en este caso, deberemos leer las dos cartas y, al final, nos aparecerán dos columnas con las frases que podemos cambiar de orden… y de columna. Esto quiere decir que lo que le sucede a uno, puede sucederle en realidad al otro y cambiar el destino de ambos. Poco a poco todo se irán complicando con nuevas reglas: por poner un ejemplo, ciertas frases tendrán un número asociado y una frase que lleva el número 3 no puede ir antes de otra que lleve el número 2. La realidad es que la complejidad añade picante a los puzles y, sobre todo, nos llevan a finales sorprendentes, crueles, absurdos, divertidos, tristes… Además, algunas finales no podremos alcanzarlos hasta tener información de los sucesos de otro pesronaje, por lo que hasta que no alcancemos esa información habrán finales que nos estarán vetados.

La toma de decisiones trascendentales de forma rápida será la mecánica a seguir en el juego.

Lo cierto es que la concepción de estas dinámicas, así explicadas, suenan un tanto extrañas pero a medida que se va jugando y se van explicando se comprenden con muchísima facilidad y otorgan variedad a una mecánica muy original. Eso sí, a veces cuesta entrever el orden correcto y nos va a tocar un poquito de ensayo y error, pero como visualizar cada final tiene su interés y gracia, importa poco no dar a la primera con el orden correcto de las frases. Además, y esto es importantísimo remarcarlo, el juego viene traducido al castellano. ¡Al fin podemos disfrutar de una Novela Visual traducida a nuestro idioma! En un género en el que la lectura es la principal tarea era una lacra que ninguna entrega nos llegara traducida y, por fin, podemos disfrutar de una Novela Visual con una buena traducción, aunque con errores menores que, para nada, empañan un muy buen trabajo. Visualmente el juego hace gala de una serie de ilustraciones para momentos puntuales ciertamente bellas y que ayudan a dinamizar las horas de lectura. El diseño anime de los personajes, además, es excelente. Todo ello acompañado por una música que acompaña la lectura pero que no contiene ningún tema ciertamente destacable.

Aunque las imágenes que acompañan al texto son en ingles, el juego viene perfectamente traducido al castellano.

En definitiva, estamos ante una propuesta muy original y divertida que, sin duda, hay que probar: los puzles son muy divertidos y los resultados de nuestra decisiones muchas veces  nos depararán giros sorprendentes. Y todo ello, por fin, traducido al castellano, lo cual permitirá que disfrutemos mucho mejor de su historia y de sus intrincadas cartas.

 

 

 

 

 

Imágenes del articulo cedidas por Meridiem, a través de presskits. Los logotipos y marcas que aparecen en ellas son propiedad de sus respectivos dueños y son utilizadas aquí únicamente con fines ilustrativos

Will: A Wonderful World

7.3

Historia

8.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Diseño Artístico

7.0/10

Diseño de Sonido

7.0/10

A Favor

  • Historias muy variadas e interesantes
  • Sistema de puzles original y divertido
  • Por fin una Novela Visual traducida al castellano.

En Contra

  • Apartado musical escaso de temas interesantes

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies