ToeJam & Earl: Back in the Groove. El hip-hop no estaba muerto! – No es Pais para Frikis

ToeJam & Earl: Back in the Groove. El hip-hop no estaba muerto!

Análisis Switch

Os voy a contar una cosa sobre esto tan bonito de reseñar juegos, a veces escribir el análisis de según qué juegos es una puñeta. Y  no lo digo por la calidad de los juegos, algunos mejores y otros peores, si no porque plantear la reseña para que te puedan entender todos los que se acerquen a ella puede resultar un verdadero dolor de cabeza. Y si hay unos juegos que resulten realmente complicados de analizar son los juegos retro, ya que hay que ponerse delante de la pantalla de tu ordenador haciendo un verdadero ejercicio de autocontrol para no dejarte llevar por ese bonito filtro multicolor que lo embellece todo y que llamamos nostalgia. Para que os hagáis una idea de lo que digo os voy a poner el siguiente ejemplo: si yo aun chavalín de 19 años le digo “Toejam & Earl” no le sonará a nada pero si se lo digo a alguien nacido en la gloriosa generación de los 80 ese nombre le evocará a tiempos mejores, a bocadillos de nocilla y tardes delante de una TV de tubo de 14”. Por eso es bastante difícil encarar la reseña de un juego como “ToeJam & Earl: Back in the Groove”.

Y es que no hay que perder de vista que este juego puede ser abordado por dos puntos de vista, el primero, es el de fan nostálgico de aquel juego. Un cartucho que sin llegar a brillar tanto como las vacas sagradas de SEGA, sí que llegó a convertirse en un juego de culto con una legión de seguidores a sus espaldas. Greg Jonhson consiguió encerrar entre los plásticos de aquel negro cartucho toda la locura que se respiraba en aquella recién llegada década de los 90. Bajo capas y capas de ironía, humor y buena música se encontraba un divertidisimo “roguelike” con una mecánica tan sencilla como adictiva: encontrar las partes de nuestra nave desperdigadas por un extraño planeta tierra, evitando a toda costa tropezarnos con los más variopintos habitantes. Mientras vamos explorando iremos encontrando unos power ups que nos ayudarán terminar los diferentes niveles y volver a Funkotron. Todo un concepto que si bien no era demasiado original si que lo era la concepción de sus niveles, unas especies de islas superpuestas una sobre la otra a las que accedemos mediante un ascensor. Si caemos por un precipicio aparecemos en el nivel inferior teniendo que volver a buscar el ascensor de subida. Y la gran novedad de todo esto es que se iba generando de manera aleatoria, algo poco visto en su época.

analisis deToejam & Earl Back in the Groove para Switch

La otra manera de acercarse a este videojuego es la de un usuario que no tiene ni idea de lo que estoy contando y que  arquea las cejas mientras lee todo lo expuesto anteriormente. Y es que amigo lector, si eres menor de 20 años todo lo que te he contado o bien te sonará a chino o bien te sonará a ya visto, y no sabría decirte cuál sería el peor de los casos. Y es que este “Toejam & Earl: Back in the Groove” es una especie de, y tomando prestada la expresión de mi compañero Impozible, de continuación, remake, remaster, whatever con lo cual todo lo presente en el juego original se encuentra presente, para bien o para mal, aquí también.

analisis deToejam & Earl Back in the Groove para Switch

Para empezar la jugabilidad está calcada a la de su antepasado de 16 bits, y cuando digo calcada quiero decir clonada, igual, idéntica. Llegamos a la tierra después de un accidente, la historia igual que lo fue en su día es lo de menos, y tenemos que ir explorando los niveles, superpuestos unos sobre otros, evitando a los enemigos y buscando las piezas de nuestra nave. Conforme vayamos subiendo subiendo de nivel estos se irán complicando con nuevas zonas y enemigos. Para explorar nuestro personaje sólo podrá desplazarse en dos de los tres ejes y sólo tendrá la capacidad de hacer unas pequeñas acciones que vendrán derivadas de los power ups que encontraremos en forma de regalos y que nos otorgarán los más disparatados extras como zapatillas con muelles para saltar más lejos, comida para recuperar vida, desvelar partes del mapa y así. Ademas podremos ir comprando diversos item que nos ayudarán en nuestra aventura. Pero no todo será ir de un lado para el otro evitando malignos terrícolas. También encontraremos en el camino otros personajes que nos ayudarán si completamos algunos mini juegos como por ejemplo una competición de baile y que aportan algo de variedad al juego. Todo esto pudiéndolo jugar solo o acompañado en un modo cooperativo tanto online como local y con la posibilidad de elegir entre 9 personajes.

En el apartado gráfico  esta nueva interacción no aporta nada nuevo a lo visto en los 90. Back in the Groove continua usando una vista isometrica con la mejora de que ahora los escenarios cuentan con cierto acabado 3D aunque todos los personajes que se ponen en pantalla continúan, en un glorioso para los nostálgicos y pobre para el resto, 2D. Los diseños de los personajes continúan desbordando humor e ironía y aunque continúan con esa estética Hip-Hop hipernoventera (si eso existe) los chicos de Human Nature se han molestado en incorporar nuevos terrícolas al plantel de personajes que pululan por el mapeado y que parodian distintos conceptos modernos como los drones, los segway, los móviles y las tablets. Aun con todo el juego ya no conserva esa frescura que encandiló a los jóvenes de los noventa y que lamentablemente no convencerá a los jugadores más lozanos. En el apartado sonoro, el juego cuenta con una estupenda banda sonora llena de melodías y temas que desbordan espíritu funky y repleta de guiños a la OST original. Y aunque el juego llega con voces en ingles si que dispondremos de subtitulos en nuestro idioma para que no perdamos detalle.

Como podéis ver, no es sencillo esto de reseñar un juego. Hay que saber balancear los sentimientos y diferenciar entre la realidad y el espejismo de la nostalgia. Para mí, jugar a esta nueva entrega de ToeJam & Earl es trasladarme a tiempos mejores, eso me hace perdonar los fallos del juego y disfrutarlo como un enano. Esto es algo que un jugador de 15 años no puede entender. Y por esto mismo Human Nature han demostrado ser unos jodidos valientes. Todas sus mecánicas están caducas, su diseño gráfico esta desfasado y su sentido del humor hace décadas que dejo de ser gracioso pero les da igual. Han hecho el juego al que jugaban de críos y al que querían, al que queríamos, volver a jugar y lo han hecho sin importarles un huevo de pato lo que la actual hornada de jugadores piensen de su juego. Y que una desarolladora haga un juego bajo el lema de “Si no te gusta!! no lo juegues” tiene mucho, pero que mucho, merito. Human Nature Chapeau y gracias!

 

 

 

 

 

ToeJam & Earl: Back in the Groove

ToeJam & Earl: Back in the Groove
7

Historia

5.0 /10

Jugabilidad

7.0 /10

Diseño Artístico

7.5 /10

Diseño de Sonido

8.5 /10

A Favor

  • Sin lugar a dudas su función cooperativa local.
  • Es fiel al original.
  • Conserva todas las mecánicas clásicas intactas.

En Contra

  • Conserva todas las mecánicas clásicas intactas.
  • Si no eres fan de la saga no sabrás por que nos gusta tanto.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies