Análisis de Gran Turismo 7

Análisis de Gran Turismo 7

15 marzo, 2022 0 Por Jaime Brotons
Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

¿El mejor juego de coches de la historia?

 

En un artículo para el blog oficial de PlayStation, Kazunori Yamauchi, Presidente de Polyphony Digital y Creador de Gran Turismo, un peso pesado de la industria, comentaba que todavía recuerda cuando dieron a conocer Gran Turismo al mundo en la primera PlayStation. Y lo cierto es que 25 años después yo también me acuerdo como si fuera ayer, pero no fue ayer ni mucho menos. Aquél juego nos cogió por sorpresa, y nos sorprendió a todos con una cantidad brutal de contenido, los carnets, la jugabilidad, los gráficos… Y a día de hoy, un cuarto de siglo más tarde, lo sigue haciendo con su mejor entrega, la séptima numerada, que llega para que disfrutemos de este “Gran Turismo”, que en italiano significa “gran viaje”, y es lo que estamos a punto de emprender, un viaje enorme y maravilloso. ¿Vamos? Vamos.

Seguro que también te interesa nuestra review de Horizon Forbidden west

No te pierdas todos los vídeos de nuestro canal de Youtube

Nos da la bienvenida una espectacular intro que a base de fotos y vídeos en blanco y negro, repasa no sólo la historia del automóvil sino la historia del mundo desde el siglo XIX, donde tienen cabida por supuesto personas influyentes de la industria automovilística, tanto fabricante como inventores o pilotos, pero también todo tipo de científicos, e incluso músicos y actores. Todo ello acompañado por una pieza de música realmente preciosa que nos transporta a otra época, nos emociona, y que al acabar da paso al típico opening hecho con el motor del juego y música cañera, que tampoco está nada mal.

Ya puestos en harina no tardaremos en darnos cuenta de que Gran Turismo 7, además de todo un homenaje al mundo del motor y a su propia franquicia, es un juego muy amable para cualquier tipo de jugador. Desde el principio tendremos a nuestra disposición todas las ayudas a la conducción que podamos imaginar. Desactívalas si no te gustan, pero olvídate del sobrenombre de “The Real Driving simulator”, porque esto es tan arcade o tan simulador como tú decidas que sea, y eso está bien porque cada uno juega como le da la gana. Tunnear tu coche también es sencillo y verás claramente cómo cada pieza, desde el árbol de levas, hasta el turbo o neumáticos, afectan a la potencia general de tu vehículo. Luego podrás complicarte todo lo que quieras con infinidad de parámetros que yo no pienso tocar, pero con esto me vale. Y tanto que me vale, porque aquí todo nos suena y nos parece muy familiar, ya que lo mejor de la saga está presente en esta entrega.


Comienza la aventura.

Lo que es nuevo, y ha resultado ser todo un acierto, es la cafetería, ya no sólo por lo bien que le queda a este Gran Turismo el tono relajado, sino porque es una manera agradable y guiada de progresar en el juego, descubriendo y desbloqueando todo su contenido a base de bocaditos de croissant recién salido del horno. Y no sólo eso, el dueño de la cafetería, así como otros personajes que iremos conociendo, nos contarán todo tipo de anécdotas sobre los coches que conseguimos, porque Gran Turismo 7 es un juego que se empeña en que aprendas sobre la historia del automóvil en pequeños sorbos de café, y yo lo agradezco porque es un mundo inmenso y realmente fascinante.

La relajante cafetería de Gran Turismo 7.

La dinámica del juego está clarísima. Ganar carreras aceptando los desafíos que se nos plantean, o por libre, sacarnos licencias, ganar créditos para comprar y mejorar coches, que también ganamos en las propias carreras o campeonatos, y que tendremos a nuestra disposición en el garaje, donde también podremos canjear los premios recibidos en una suerte de ruleta. Pero es en el momento en el que desbloqueamos la modificación de elementos estéticos como llantas, alerones, spoilers y otras piezas de carrocería, o pintura y vinilos, que podemos usar los que ya hay creados o hacernos los nuestros personalizados, cuando ya me pierdo para siempre y adiós a la familia, una vez más. Y es que la cantidad y calidad del contenido offline (también online, ojo), de este Gran Turismo 7, lo convierten en un juego para tirarte toda la tarde con él, o para echar una partida rápida si sacas un hueco en un día ajetreado, porque en PS5 los tiempos de carta son prácticamente inexistentes, además de tener un rendimiento óptimo y una cantidad de Bugs igual a CERO, y una jugabilidad a prueba de bombas a la que sólo podemos ponerle un pero. Y es que cuando nos chocamos no pasa absolutamente nada. Las físicas de colisión deben mejorar, así como los daños recibidos en los vehículos. No es algo crucial, pero podría suponer la diferencia entre un notable alto y un sobresaliente.

Algo que me ha gustado sobremanera, aunque no es nuevo en la saga, es que si una carrera se nos complica, no tenemos más que invertir parte de nuestras ganancias en tunear nuestro vehículo, y ya veréis cómo cambia la cosa. Igual que un juego de rol, en el que subimos niveles y mejoramos nuestro equipamiento antes de poder enfrentarnos a cierto boss, ¿verdad?. 

Aquí estamos poniendo a punto nuestro vehículo.

Pero es que esto que os comento no es más que la punta del iceberg. Hay mil y un detalles, como las fotos con las que nos presentan los coches que podemos adquirir en las tiendas de segunda mano, que son increíbles y parecen sacadas de una web de compraventa. O ese ruidito del motor que escuchamos cuando se acaba la carrera en los menús de resumen de esta, que no es otra cosa que el catalizador cuando se enfría y se va contrayendo. Son eso, detalles que hacen a este juego más grande.

Gráficamente no puedo ponerle peros, tanto el exterior como el interior de los coches es alucinante, los menús son bonitos e intuitivos, y los circuitos tienen una gran cantidad de detalles además de una iluminación perfecta. Da igual que sea un día caluroso, o más frío que el abrazo de una suegra, aquí todo luce genial, y es tan bonito conducir de día como de noche, al amanecer, atardecer, lloviendo o en el día más seco que os podáis imaginar, porque aquí está bien hecho todo. Y eso que yo lo juego en modo rendimiento. Y qué decir del modo escapes, pues que estamos hablando del que posiblemente sea el mejor modo foto de la historia, al menos en juegos de conducción. Algo increíble, al igual que lo son las repeticiones de las carreras.


Un divertido pasea por el rally de música.


En el apartado sonoro tenemos música relajante, slow jazz, lowfi, chil, etc para los menús y partes del juego en las que no pilotamos, que da paso al guitarreo de las carreras con una variedad musical que me ha gustado bastante. Y sin ser un experto pondría mi mano en el fuego a que los sonidos de los motores, frenadas, etc, tienen un nivel de realismo altísimo. No me puedo despedir sin comentar las bondades del DualSense, con el que vamos a poder sentir ese realismo de la conducción en nuestras manos gracias a la vibración háptica, que nos hará sentir tanto el motor como el terreno, e incluso los choques con otros coches. Por otro lado los gatillos adaptativos reaccionan con los sistemas antibloqueo y los derrapes de las ruedas. Una pasada, de verdad.

Podría aburriros (o no), enumerando la cantidad de circuitos, coches y modos de los que dispone este juego, que son muchísimos, pero he creído conveniente enfocar mi análisis más hacia sensaciones, porque los videojuegos y las opiniones sobre estos son eso, sensaciones. Y ahora mismo yo estoy preguntándome si, ¿no estaremos ante el mejor juego de coches de la historia?.

 

Últimas entradas de Jaime Brotons (ver todo)

Gran Turismo 7

9.3

Jugabilidad

9.0/10

Diseño Artístico

10.0/10

Diseño de Sonido

9.0/10

A Favor

  • Un juego para todos los públicos
  • El modo cafetería
  • Las calidad gráfica

En Contra

  • Las físicas de colisión y daños en los vehículos, prácticamente inexistentes