Análisis Nioh 2 | Videojuegos,Análisis,Noticias

Análisis NIOH 2

PS4

 Morir como forma de vida

Me he propuesto a mi mismo intentar reducir al máximo las comparaciones de Nioh 2 con la saga souls porque considero que el nuevo juego del Team Ninja ya es merecedor de ser identificado con una identidad propia. Pero lo cierto es que tal y como desde la misma Sony se encargan de hacer al mencionarlo así en sus campañas de marketing, Nioh 2 no debe renunciar a proclamarse como el alumno aventajado de la escuela de Miyazaki, ya que es el que mejores notas sigue sacando en el examen.

El Team Ninja supo ofrecernos con la primera entrega un digno heredero de la saga souls imprimiendo, eso sí, su sello personal con pinceladas de sus IPs propias como Ninja Gaiden. El resultado fue un juego que como no podía ser de otra manera tenía una dificultad endiablada y una curva de adicción creciente. Ahora vuelven a la carga con otra potente exclusiva para PS4 repleta de novedades en lo jugable que elevan más si cabe el listón que ellos mismos se marcaron.

Los cambios en Nioh 2 reflejan ambición por parte del equipo de desarrollo. Partimos de la base  que al ser una precuela en cuanto al marco temporal respecto al primer juego, esto ha permitido quemar puentes con algunos conceptos anteriores, destacando en primer lugar la total personalización de nuestro protagonista, un guerrero con espíritu Yokai que podremos caracterizar a nuestro gusto en un completo editor de personaje. De nuevo volveremos a tener a nuestra disposición casi todo el catálogo imaginable de armas samurái y shinobis para dejar a nuestros enemigos listos para macarrones. Elegir una u otra supone cambiar radicalmente la jugabilidad y la forma de afrontar los combates por lo que es conveniente probar un poco cada una para ver con cuál estamos más cómodas y elegir una principal y otra secundaria con el complemento de otro par de armas a distancias.

NIOH 2 trae un completo y profundo editor que hará las delicias de los más sibaritas en el tema de la personalización.

Las formas de masacrar a nuestros enemigos no se van a quedar limitadas a nuestro arsenal ya que tenemos a nuestra disposición la magia Omnyo y el uso de artes shinobi  con el que imprimir veneno a nuestras armas o lanzar proyectiles. Pero lo más jugoso es la novedad de los poderes Yokai, una especie de habilidades enemigas que iremos recogiendo tras vencer a los rivales élite a los que nos enfrentemos y que podemos equipar para tener acceso a poderes únicos y muy poderosos. Además, nuestra barra de ánima nos permitirá poder transformarnos momentáneamente en un yokai para infligir un gran daño al enemigo y evitar perder salud en ese estado, herramientas que parecen enfocadas en parte a suavizar la curva de dificultad del juego y a disfrutar de esos 60 fps en los apasionantes combates.

Pero no nos llevemos a engaño, Nioh 2 sigue siendo difícil, muy difícil ya que ahora dominar el pulso de ki para recuperar estamina es más clave que nunca y además en los jefazos volvemos a ver ese sello de dificultad demencial que caracteriza al Team Ninja. Por suerte para los menos pacientes o habilidosos, el juego nos sigue ofreciendo la opción de invocar aliados a través de las tumbas benevolentes que veremos repartidas en los escenarios, junto a las tumbas malditas donde podremos a su vez invocar apariciones para batirnos en duelo. Todas estas invocaciones pertenecen a otros jugadores pero serán controladas por la IA del juego. La parte negativa es que hay momentos que afean el resultado estético de los escenarios al plagarse de tumbas azules y rojas por doquier.

Los enfrentamientos con los jefes finales siguen teniendo ese aroma Team Ninja.

Y es que otro de los puntos fuertes del juego vuelve a ser el diseño de escenarios,  que planean entre pequeños espacios abiertos y entornos pasilleros, haciéndonos atravesar en ocasiones las zonas de oscuridad donde nos adentramos en un peligroso plano hasta que vencemos al demonio que nos ata a él. Todo ello mientras buscamos desesperados esos atajos para llegar a los ansiados altares donde podremos guardar progreso, invocar aliados comprar objetos consumibles, gestionar nuestros poderes Yokai subir nivel a cambio de resetear enemigos. Estos escenarios ya sean diurnos o nocturnos nos trasladarán a poblados del Japón feudal, angustiosos sistemas cuevas  o a peligrosos valles donde tendremos cientos de amenazas esperándonos y conformando cada una de las misiones principales o secundarias autoconclusivas que componen el juego.  Las secundarias suelen llevarnos  casi siempre a sitios ya visitados y nos servirán para mejorar el equipo en cuanto a armas, armaduras y accesorios además de subir el nivel y prepararnos mejor para encarar las principales. Todas ellas cuentan con un indicador del nivel recomendado para afrontarlas con lo que es conveniente grindear un poco para mejorar nuestras habilidades antes de embarcarnos en ellas. Por si nos quedamos con ganas de más, a partir de cierto momento se desbloquearán las desafiantes misiones del ocaso que nos permiten visitar bañados por el tono rojizo del ocaso del sol y llenos de enemigos mucho más duros.

Superar o no todas las misiones del mapa donde estamos es una elección que podemos hacer hasta poder pasar a la siguiente fase si nos lo permite nuestro avance en la trama principal. La trama eso sí, que pese a presentar a algún personaje interesante como el maestro Dosan, la misteriosa Mumyo o el pintoresco Tokichiro (a los entendidos de la historia del país del sol naciente este nombre seguro que las da una idea de la historia), la cual nos trasladará de cinemática en cinemática a través de la unificación de Japón, eso sí envuelta en ese halo fantástico y misterioso mientras descubrimos más cosas sobre nuestro pasado y nuestros propios progenitores.

La historia mantiene en todo momento ese halo de fantasía histórica que siempre queda también en los relatos del país del sol naciente.

En este juego no siempre se cumple la máxima de más vale solo que mal acompañado ya que además de disfrutar del modo cooperativo por sí mismo, podremos contar con esa mano extra para superar zonas difíciles o jefazos que nos den un dolor de cabeza excesivo. Para usar este modo tendremos que acceder a través del menú de la puerta Tori que encontraremos en nuestra interfaz principal fuera de las misiones. No es la única alternativa ofrecida ya que desde aquí podemos jugar tutoriales, comprar o mejorar equipo en la herrera si la hemos desbloqueado previamente, decorar nuestra cabaña desde la que podemos acceder a ver diseños de personajes y enemigos o cambiar nuestro aspecto físico en el santuario de inicio. Estos elementos sirven para condimentar un plato que por si solo ya ofrece bastante sabor.

En el apartado sonoro nos quedamos sin el doblaje al castellano y con una buena banda sonora que en ocasiones (y miro de frente a esos jefes en los que te atascas un poco) puede resultar algo machacona y poco cuidada frente a otras obras de corte similar. Multitud de efectos de sonidos para dar un aspecto más amenazados si cabe a los enemigos, que dicho sea de paso, tienen en su mayoría un gran diseño a pesar de que otras veces pecan se ser algo simplones y esto por desgracia ocurre con los que aparecen de forma más frecuente.

Nioh 2 sigue siendo difícil, muy difícil.

No sé si es justo comparar a Nioh 2 con la saga souls pero lo que sí tengo claro es que sabe acoger al jugador que sale del abrigo de Miyazaki y le puede dar una agradable sorpresa ante otros juegos que han intentado engatusar sin éxito. Para el jugador que repite del primero no veo ni un solo motivo para perderse este juego que sube un peldaño a todos los niveles con respecto a su antecesor y que no tienen ninguna gran carencia.

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes del tomadas por el redactor. Los logotipos y marcas que aparecen en ellas son propiedad de sus respectivos dueños y son utilizadas aquí únicamente con fines ilustrativos.

 

 

Nioh 2

8.1

Historia

8.0/10

Jugabilidad

8.5/10

Diseño Artístico

8.0/10

Diseño de Sonido

8.0/10

A Favor

  • Mejora en casi todas las parcelas al primero
  • Espectaculares cinemáticas
  • La dificultad del juego es por momentos desafiante y desesperante

En Contra

  • Los diseños de enemigos a veces pecan de simple
  • La dificultad del juego es por momentos desafiante y desesperante (bis)
¿Te ha gustado? Compártelo en:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies