Análisis PS4: PROJECT CARS 2. “Spa” no es solo un sitio para relajarse

La adrenalina empieza con el olor a goma quemada, se extiende por nuestro cuerpo con el sonido de los motores, y esa sensación llega a su culmen, hasta el punto de ser indescriptible, cuando pisamos el acelerador. Muchas veces no podemos experimentarlo en el día a día porque, aunque algunos no lo entienden, la carretera no es un circuito, y los que de verdad necesitan esa sensación no tienen modo de poder vivirlo normalmente. Mientras muchos van a hacer tandas en el karting más cercano, otros tienen que suplir esa necesidad de velocidad en casa.

Ya desde la llegada de los primeros videojuegos de coches (Chequered Flag se considera el primer “simulador” de carreras, que se lanzó en 1983 para la consola Sinclair ZX Spectrum) se ha querido mejorar y afinar para que estos sean lo más realistas posibles. Muchos años, muchos títulos de por medio y unas cuantas generaciones después (y no solo de videoconsolas) han pasado para poder llegar al punto en el que estamos, con un abanico de posibilidades que pueden satisfacer a los pilotos más exigentes, ya sean de rallyes o circuito.

Project Cars 2, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

 

Títulos de simulación como Asseto Corsa, iRacing, Dirt, o Gran Turismo Sport (del que tanto se espera después de tantas promesas y retrasos) conviven entre sí en un mercado cada vez más detallista, no solo a nivel gráfico, sino también en lo relacionado a las físicas de los coches. Dentro de estos videojuegos también cabe destacar un título que hace un par de años hizo tanto ruido como los coches que tenía: Project Cars. Ahora, los chicos de Slightly Mad Studios nos traen una segunda edición que nada tiene que envidiar a los mejores del mercado, transportándonos en cada carrera al pellejo de un auténtico piloto de carreras.

Project Cars 2 se lanzó el pasado 22 de octubre en todo el mundo bajo un halo de expectación debido a los buenos resultados del primer título. Con cambios destacables, aunque no revolucionarios, los usuarios de plataformas de PC, PS4 y XBOX ONE pudieron empezar a experimentar estas sensaciones al volante de los números coches que aparecen en el videojuego. Más de 170 vehículos de todas las épocas y categorías disponibles para que probemos uno a uno cuál se amolda más a nuestras necesidades como pilotos: desde los GTs actuales, de rallycross, drifting o Fórmulas 1 como los Lotus de mediados de siglo XX. Los circuitos son algo muy reseñable, ya que han puesto a nuestra disposición 60 localizaciones con un total de 130 variantes, por lo que nos faltarán horas del día para probarlas todas. Lo más curioso en este apartado, es el cambio climático que podemos experimentar y seleccionar: no solo podemos elegir condición meteorológica, incluyendo nieve (algo no muy recomendable cuando se trata de circuitos), sino que además podemos elegir día concreto del año en el que se desarrolla la competencia y hora del día, pudiendo pasar de una fría noche de invierno a una calurosa tarde de verano, además de seleccionar la velocidad a la que pasa el tiempo.

Project Cars 2, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

Ahora bien, ¿es Project Cars 2 un juego para todos los públicos? La respuesta corta sería “no”. Un jugador que tiene más relación con juegos de conducción arcade va a acabar dándose de bruces (y también contra los muros del circuito) debido a la dificultad o realismo que transmite el juego. Jugar con mando, incluso para un jugador experimentado en este género, es muy difícil. Hay varias ayudas a la conducción que pueden hacer que te mantengas más tiempo en pista: ABS, asistencia de dirección, control de tracción… pero ni con esas se puede disfrutar al completo el videojuego si no usamos un volante (y, obviamente, cuanta más alta sea la gama, mejor nos va a ir). Una vez conseguimos hacernos con un volante, configuremos todos y cada uno de los botones (el abanico de personalización del coche dentro de la carrera es muy extenso) y pongamos a nuestros gusto la fuerza del force feedback, giro y pedales, es cuando de verdad nos sentiremos dentro del coche. Sin duda, esto es algo negativo, ya que los jugadores más comunes, al poco tiempo que vean la dificultad del juego, van a darse por vencidos y lo van a dejar de lado, y para los que son más afines a la simulación necesitarán una primera sesión de juego específicamente para configurar todo a su placer.

Una vez terminemos de entender la dinámica del juego y aceptemos que no va a ser pan comido alzarse con la victoria en las carreras, estaremos preparados para ponernos serios con Project Cars 2. Tenemos varias opciones para empezar a jugar, siendo la más recomendable dar vueltas y vueltas en pruebas personalizadas para terminar de asentarnos a la conducción. El modo carrera, aunque sencillo, es muy completo ya que nos da la posibilidad de probar muchos coches y también varias competiciones. Diseñado a modo de árbol, tenemos que escoger unas competiciones iniciales que, al ganarlas, nos van a desbloquear otros campeonatos de más nivel relacionados con el anterior. En este caso, si queremos probar diferentes disciplinas en el modo carrera, es posible que tengamos que volver a los primeros campeonatos para que estos nos desbloqueen otro “camino” a seguir para poder llegar hasta esta disciplina en concreto. Por ejemplo, si escogemos como campeonato inicial la Fórmula C podremos llegar a la Indy Car, pero no al campeonato de Rallycross. Para esto, de inicio, tendremos que pasarnos la Clio Cup.

En este sentido es difícil adaptarse a las diferentes competiciones por las que pasamos en el modo carrera, pero la alta capacidad de configuración del coche nos ayudará a poder conducir con garantías cada vehículo. Incluso si no se es un jugador muy puesto en el tema de los “setups”, nuestro ingeniero puede hacernos una serie de preguntas para que él mismo, automáticamente, modifique los parámetros del coche (algo que ayuda mucho).

Project Cars 2, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

Project Cars 2 se ha fijado en otros títulos del mercado para perfeccionar varios de sus apartados, como el online. El equipo de Slightly Mad Studios sabe que este tipo de géneros basan sus competiciones en este modo, y han querido mejorar con respecto al primer título. La idea es genial: no determinan solo el nivel de experiencia del piloto según las victorias o derrotas con un número de puntos, sino que también miden con letras el nivel de “limpieza” del piloto, entrando en juego si te sales mucho de la pista, te saltas la salida o si golpeas a los rivales. Esto está muy bien ya que nos permite filtrar pilotos, dejando solo a los rivales de nuestro nivel. Esta sección online tiene todos los ingredientes para ser perfecto y que nos pasemos horas y horas con ello, pero en la práctica, resulta muy difícil jugar. Fallos en los servidores, partidas colgadas y bugs continuos hacen que nuestra paciencia vaya agotándose en la medida en la vamos entrando y saliendo de partidas online en las que no podemos jugar. Sin duda uno de los puntos a mejorar de Project Cars 2 que, aunque es posible que saquen actualizaciones, por ahora la experiencia es negativa.

Gráficamente este juego es un espectáculo poco visto en títulos de coches. Iluminaciones, cambios dinámicos, texturas realistas de asfalto… hacen que sea lo más destacable de Project Cars 2, quedándose por encima del resto de sus competidores. Han cuidado todo al detalle, desde los coches hasta los circuitos (los cuales han diseñado con una tecnología de escaneado con dron para aplicar el mayor realismo posible sobre el trazado). Los brillos del amanecer, efecto de “espejismo” provocado por el calor en el asfalto, la franja de trazada seca con el paso de los coches después de llover o restos de goma en la carretera hacen que cada vuelta creamos que estamos en una de las muchas las localizaciones reales.

Project Cars 2, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

En este sentido, igual de cuidado que el apartado gráfico, es el sonido. Todos y cada uno de los motores tienen un rugir igual que de sus modelos reales, completando la experiencia de usuario. Los efectos de sonido mientras conducimos son también muy destacables aunque sí es verdad que pecan de estar a demasiado volumen por defecto, nada que no se pueda solucionar bajándolo desde el menú opciones. En cuanto a la BSO los temas son principalmente de ambientación, música relajada con sonidos de paddock que te prepara para la batalla en el asfalto.

En general, Project Cars 2 se establece en ese top de juegos de conducción en el que no todos los títulos logran meterse. Teniendo en cuenta nuestra propia experiencia previa, si sabemos que conducir no es lo nuestro, vamos a necesitar un poco más de paciencia que el usuario más experimentado. Pero la sensación al dar una vuelta limpia, ganar nuestra primera carrera o disputar el primer campeonato, con todo un universo de conducción a nuestro alrededor, hacen que conducir en este videojuego merezca la pena.

 

 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Translate »