Dirk Gently. Agencia de investigaciones Holisticas

¿Quien es Dirk Gently?…Dirk Gently es la reducción al absurdo de Sherlock Holmes. Es un detective que resuelve sus casos no basándose en las pistas que encuentra sino que cree que todo en el universo esta conectado entre sí, que las cosas ocurren por un motivo y que todo lo que sucede a nuestro alrededor es consecuencia de una cadena de acontecimientos que se extienden hacia un desenlace futuro ya establecido. Donde cada persona esta donde debe estar y hace lo que debe hacer y Dirk solo va siguiendo este hilo de acontecimientos guiado por únicamente por su instinto y el preestablecido azar. A su lado tenemos a Todd, un ayudante a la fuerza, que se ve arroyado por la corriente de los acontecimientos y que como es lógico terminara formando parte inseparable de este nueva y rara agencia de detectives.

Si hay una cosa que agradecer a Netfilx es su clara apuesta por productos arriesgados. Series como Stranger Things, Daredevil (y series hermanas), Narcos o House of Cards habían sido denostadas por las cadenas de televisión “habituales” pues ni su formato ni contenido se adaptaban a los estándares de calidad de la “pequeña pantalla” y gracias al gigante del streaming han  conseguido ver la luz.

Es por ello que propuestas como la que hoy nos ocupa no habría sido posible si Netflix no existiera. Y es que Dirk Gently es una serie que arriesga ya no solo en su contenido y su formato  sino que también lo hace en la manera en la que nos presenta y expone la historia. Y es que estamos ante un producto que carece de cualquier sentido si lo vemos de la manera habitual de capitulo a la semana o día ya que, y muy al contrario de lo que he podido leer por ahí, se ha de ver de manera prácticamente continua para que el espectador pueda ir conectando y asentando las continuas ideas que el señor Landis va proponiendo en la serie.

La serie nos pone a prueba durante sus primeros 2 capítulos. Si logramos “sobrevivir” a ellos, si nos dejamos deleitar por sus “raras” situaciones, por sus situaciones aparentemente inconexas o por sus aparentes agujeros en el guión, en definitiva,  si el espectador se deja de llevar por este torbellino de fantasía que nos proponen os puedo prometer que ya nos mantendrá atrapados durante el resto de temporada, 8 capitulos en total. Max Landis (el encargado del guión) juega de manera maestra con el tempo de la serie y con el montaje de la misma. Logrando que momentos totalmente bizarros y/o capítulos sin sentido de repente adquieran una explicación “de lo más lógica” en los últimos 5 minutos con un giro de guión o una aplicación magistral de ese fantástico concepto que son las paradojas temporales. Y lo mejor de todo esto es que lo hace sin explicar nada, deja que el espectador sea el que encaje todas las piezas que se han ido sembrando durante los episodios y vaya componiendo el solo el puzle, en definitiva, nos hace participes de ese sentido de la maravilla que aparece cuando se descubre algo totalmente nuevo, cuando nuestro cerebro hace “clic” y logramos ver un cuadro de forma completa el cual, al principio, solamente veíamos una parte.

Los grandes culpables de que terminemos enganchados a la serie, además del excelente guion firmado por Max Landis, son el dúo protagonista. Samuel Barnett, que los seguidores de Penny Dreadful ya conocen, no es que lo haga bien…es que lo borda. Esta inconmensurable, ya no podríamos ver a otro actor haciendo este personaje. Crea para la serie una especie de Doctor Who inocente, que aún consciente del resultado de los acontecimientos, se sigue sorprendiendo a cada paso que da. A su lado tenemos a un Elijah Wood en su mejor papel en años, que interpreta de manera perfecta a un botones fracasado al que los acontecimientos van arrastrándo hacia una dirección concreta y no puede hacer nada para evitarlo. Junto a la pareja protagonista irán desfilando un elenco de personajes como Amanda la hermana afectada de Parabolitis, unos sukubos psíquicos, una secta, unos hipis e incluso una conspiración del gobierno. Todos ellos van conformando un mundo alrededor de nuestros personajes que consiguen dar empaque y “credibilidad” a la serie. De los secundarios destacar a Aaron Douglas  (el entrañable jefe Tyrol en Galáctica) que encarna al villano de la serie en un papel que simplemente esta hecho para su lucimiento.

Una gran adaptación del personaje de Douglas Adams, eso sí tenemos que decir que es una adaptación muy libre de sus libros, tan libre que coge a los personajes y poco más. Pero que si te dejas llevar y disfrutar por su alocado planteamiento te podemos garantizar que va a ser una de las propuestas más divertidas que te puedes encontrar en Netflix.

 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Translate »