Análisis Switch: Super Mario Odyssey: el largo camino hacia lo (des)conocido


También podéis escuchar este análisis directamente desde su programa semanal en IVOOX.

Super Mario Odyssey, uno de los juegos más esperados de 2017, llegó a nuestras manos al fin el 27 de octubre aupado por uno de los hypes más bestias que se recuerdan en los últimos años. Porque Mario donde va la lía y es un nombre que, junto al de Nintendo, tiene impregnado el sello de calidad en sus letras. Los juegos del fontanero han supuesto en muchos casos un paso más allá en la forma de entender los videojuegos. Por eso mismo la gente espera las nuevas entregas con tantas ganas, pero ojo que eso puede ser un arma de doble filo, ya que esperamos mucho de los nuevos juegos. El primer Super Mario en 3D, el Super Mario 64, inventó prácticamente una forma de hacer videojuegos y aún hoy en día se le considera uno de los mejores de la historia. Luego llegó Mario Sunshine para Gamecube con algo más de críticas y en la Wii tuvimos los maravillosos Mario Galaxy, con un alarde de originalidad en cada una de sus fases  que sorprendieron mucho.

Saltándose la generación maldita de Wii U, Nintendo nos trae Mario Odyssey  exclusivamente para Switch, en un año nada malo para el género plataformas. Hemos tenido la vuelta de lo que fue el  equipo de Rare con Yooka-Laylee, un increíble remaster de los 3 primeros Crash Bandicoot para ps4,  y recientemente el Cuphead y el Super Lucky’s Tale para Xbox y PC. Así que vamos a montarnos ya en la nave Odyssey y os invito a que visitéis con nosotros los diferentes reinos de este análisis. Nos marchamos ya a nuestro primer destino; el reino jugón.

  • Reino Jugón

Como ya sabéis el aspecto más destacable de este nuevo Mario es que nos acompañará en todo momento una gorra llamada Cappy. Bowser ha entrado en la crisis de los 40 y rapta de nuevo a Peach, pero esta vez con un objetivo claro: montar un bodorrio por todo lo alto con lo mejor de cada reino. Junto con Peach se lleva a la hermana de Cappy, Tiara, y este se une a Mario para salvar a ambas.

El control de Mario es una gozada en este juego. El  personaje responde mejor que nunca, en todo momento tenemos la sensación de control. Y si nos caemos o no llegamos a un sitio concreto sabemos que ha sido por falta de habilidad nuestra, no porque el personaje vaya a su bola. Tenemos más movimientos que nunca. Mario puede dar saltos en todas las direcciones, volteretas mortales, volteretas laterales, puede agacharse, tirarse en plancha, dar un culazo, deslizarse por paredes e incluso dar un salto a modo de salto de longitud y continuar rodando. Todos estos movimientos pueden combinarse con mucha habilidad y hacer auténticas virguerías que pueden servir para alcanzar distintas plataformas o simplemente para tomar atajos.

Super-Mario-Odyssey, análisis, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

El juego nunca se olvida que es para todos los públicos, y no vamos a tener ningún problema para avanzar con los movimientos básicos. Si no sabes subir a un sitio con una combinación de saltos, siempre podrás subir por el “camino fácil”.

A todo este repertorio se une la estrella de la fiesta, la gorrita Cappy! Cappy te pide a gritos que la lanzes a cualquier objeto del escenario y nosotros lo hacemos encantados, porque sobre todo al principio queremos saber con qué cosas del escenario podemos interactuar y son muchas. Con Cappy la variedad de movimientos que he explicado antes se multiplica porque vamos a poder lanzarla recta, hacia arriba, con las dos manos, saltar sobre ella, hacer que se quede un rato en el aire, que gires sobre nosotros… prácticamente todo lo que te imagines.

Super-Mario-Odyssey, análisis, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

En este punto es obligado decir  que Nintendo al principio del juego te recomienda jugar con los joycons desacoplados. Esto tiene una razón, y es que el manejo de Cappy es mucho más fluido con los sensores de movimiento. Con un pequeño giro de muñeca lanzarás la gorra, podrás rectificar su movimiento en el aire y hacer muchos trucos con ella simplemente moviendo tus manos. También tenemos un modo dos jugadores algo metido con calzador en el que un personaje lleva a Mario y otro a Cappy. Lo he probado y no se hace muy divertido, ya que es difícil compenetrarse y el que lleva a Mario siempre “juega” mucho más.

Hemos dicho que Cappy puede ser lanzada para interactuar con los elementos del escenario, y esto incluye algunos enemigos o seres vivos que nos encontramos en los distintos reinos. Esta habilidad es clave para entender el juego, y no lo haces hasta que tienes una consola en tus manos y sientes como es controlar un koopa , un goomba volador, una torre de goombas, un banzai bill, un cheep cheep… y no voy a seguir para quien quiera descubrirlos por él mismo. Existen 52 enemigos o cosas que podemos poseer en el juego, y yo tras unas 30 horas de juego tengo 44. Con esto quiero decir que no todas son tan obvias y tendremos que rebuscar. Muchas de estas posesiones van a ser únicas de ciertos mundos e imprescindibles para avanzar. Va a ser imposible cruzar ciertos lugares si no poseemos a nuestro enemigo. Yo tenía mis dudas al principio, pero después de jugarlo me parece un sistema que da mucha frescura y variedad a cada reino. Como ejemplo decir que a mí se me suelen hacer pesados los mundos de agua, pero con este sistema puedes poseer a un cheep cheep y se hace muy divertido desplazarse por el agua e investigar. También hay curiosos medios de transporte en algunos reinos que nos van a hacer el desplazamiento por estos mucho más rápido y divertido.

Super-Mario-Odyssey, análisis, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

Los reinos los vamos a ir descubriendo uno a uno. Nuestra Odyssey necesita una cantidad de lunas para viajar al siguiente reino, siendo la manera más natural de conseguirlas alcanzar los distintos objetivos que te pone el juego a modo de marca de luz hasta llegar al jefe final de cada reino y derrotarlo. Siguiendo estos objetivos, cuando derrotemos al boss ya vamos a tener la cantidad de lunas suficientes para viajar al siguiente mundo. En algunas ocasiones nos van a dar la opción de elegir entre dos destinos, pero esta decisión no va a ser para nada determinante ya que el reino que hemos elegido será el siguiente en nuestra ruta. Cada reino va a tener una cantidad de lunas iniciales (muy superior a las que necesitamos para avanzar), unas monedas violetas propias de ese reino, las clásicas monedas doradas y una tienda donde comprar artículos.

En determinados reinos nos encontramos con unos minijuegos como saltar a la comba, el vóley playa o carreras en los cuales podemos subir nuestra marca conectándonos a internet y ver como clasificamos en el ranking mundial y contra nuestros amigos.

En las tiendas tenemos dos partes diferenciadas: la zona donde podemos comprar con monedas doradas y la zona donde canjear las monedas violetas. En esta vamos a poder adquirir una serie limitada de objetos; básicamente vestuario relacionado con el mundo en el que estamos y accesorios para nuestra Odyssey. La suma del valor de todos estos artículos coincidirá con el total de estas monedas escondidas en cada reino, por lo que para comprarlos todos es imprescindible encontrar todas las monedas. Por otra parte está la zona en la que compramos con moneda normal, donde también habrá vestuario además de lunas y corazones de vida.

Super-Mario-Odyssey, análisis, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

El mecanismo de muerte usado en este juego es el mismo que ya se usó para Mario Galaxy, tenemos tres toques antes de morir. Podremos recuperar alguno encontrando corazones por el escenario. También hay un tipo de corazón con una corona que ampliará nuestro número de toques a seis. Cada vez que morimos además perdemos diez monedas doradas, las cuales podemos encontrar de nuevo cuando volvamos al lugar en el que hemos muerto. Nunca vamos a tener problemas de escasez de monedas porque estas abundan en los reinos, conseguimos al menos una moneda por casi cualquier acción; desde matar un enemigo hasta lanzar la gorra a un matorral o dar un culazo. Las monedas además reaparecen.

Los distintos trajes que puede llevar Mario que son 39 combinaciones completas, 2 gorros extras y 3 trajes, sirven básicamente como coleccionismo y para que nos divirtamos combinándolos. Es verdad que en cada reino se nos recompensará con una luna por ir vestido acorde con lo que nos rodea. Compraremos aparte cada gorro y cada traje, pudiéndolos combinar como queramos en todo momento. Esto da mucho juego e iremos creando nuestras combinaciones favoritas a lo largo del juego.

  • Reino Gráfico

Cuando me acerco a un Super Mario personalmente no voy buscando la excelencia gráfica, aunque es verdad que los juegos tienen que avanzar al ritmo que avanzan las generaciones de consolas y aumenta la potencia de estas. En este sentido a Mario Odyssey se le nota que es un juego entre dos generaciones; se empezó a desarrollar para Wii U y por eso no exprime al máximo Switch. Por ejemplo se queda por detrás en texturas y sombreado de Mario Rabbits, aunque este es un juego con escenarios más cerrados. El juego lo acusa sobre todo en escenarios más realistas como el reino urbano, en el cual quieren integrar a Mario dentro de un mundo “real”. Aquí sí que le vamos a ver las costuras al juego y ciertas texturas o modelados nos van a chirriar. Pero nada que no se le pueda perdonar a un juego que basa todo en la experiencia jugable. El juego en modo portátil funciona a 720p y 60 frames, mientras que en modo sobremesa llega por ahora a 900p, manteniendo los 60 frames, que asegura la fluidez en el juego que es lo más importante.

Super-Mario-Odyssey, análisis, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

Siguiendo en este reino gráfico no me puedo olvidar del grandísimo modo foto que incorpora este juego y con el que te puedes pasar horas capturando a Mario en las posturas y situaciones más diversas. Es un modo facilísimo de usar, tan solo con pulsa el botón de debajo de la cruceta la imagen se congelara dejándonos mover la cámara 360 grados alrededor de Mario, alejarla, acercarla, aplicar filtros o añadir el logo del juego en una esquina. Es muy divertido intentar capturar esas expresiones que hace el personaje en saltos, muertes o incluso los gestos que realiza cuando está parado, tiene calor o tiene frío. No me extraña que se estén creando ya concursos de fotografía de este juego en distintas redes sociales y que estas se inunden de capturas artísticas del juego. Puedes hacer fotazas dignas de promoción en una publicidad de Nintendo. Algunos de los filtros que hay son: desenfocado, sepia, desaturado, siluetas, dibujo animado, pintura al óleo, boceto a lápiz e incluso de NES y Game Boy… y no me extrañaría que se fueran incorporando más con actualizaciones. Es un modo que me ha encantado y que ahora echo de menos en todos los juegos, por ejemplo cuando juego al Zelda mismo.

  • Reino Oto (sonido en japonés)

Las melodías que nos acompañan en cada reino, como nos tiene acostumbrado Nintendo, son pegadizas y entrañables. Jugaba normalmente con cascos y ninguna melodía se te hace repetitiva o te martillea la cabeza. Me ha llamado la atención más que otras la que suena en el Reino Arbolado, que tiene un rollo funky muy guay el cual me sorprendió gratamente la primera vez que la escuché porque se sale un poco de lo que había escuchado siempre en un Mario. A modo de curiosidad existen 82 melodías distintas, incluyendo versión retro debido a unas pantallas especiales que comentaremos más adelante, y la canción Jump Up, Super Star!, la primera con letra hecha para un Super Mario.

Los efectos de sonido están muy bien hechos: las pisadas de Mario en los distintos terrenos, cuando lanzamos a Cappy, el momento en el que poseemos un enemigo, cuando encontramos una luna, etc. Son sonidos con los que nos familiarizaremos durante todo el juego y que acabaremos repitiendo en voz baja.

Como en cualquier Mario los personajes no hablan, sino que reproducen sonidos que están subtitulados perfectamente al castellano. No hay conversaciones extensas, podemos hablar con NPCs repartidos por los reinos, nos hablaran algunos bosses y Cappy nos dará consejos mientras viajamos en la Odyssey. Es muy gracioso el idioma de los sombreros, con un cierto parecido al de los Minions.

  • Reino Nostalgia

Viajamos a este reino, que es una parte muy destacada de Mario Odyssey. La nostalgia está de moda, y Nintendo no se podía quedar atrás en este juego regalándonos nostalgia a cubazos. Para empezar las famosas pantallas en 2D al estilo 16 bits que todos habréis visto. Son todo un homenaje a los clásicos de Mario y, aunque no son para nada largas nos sirven para matar el gusanillo ochentero y sacarnos una sonrisa. Un detalle muy bueno es que Mario conservará el traje que llevemos en su versión retro. Más de uno se quedará con ganas de que saquen un juego completo con este estilo de juego.

 

El poder poseer a los enemigos más clásicos de Mario y saber cómo se siente controlarlos es otro factor que hará la boca agua a los más fans de la saga. Los distintos gestos de Mario al coger las lunas son homenajes a otros juegos, hay cuadros al estilo Mario 64 repartidos por los reinos donde podremos entrar, veremos a los Toad rondando por ahí y decenas de referencias más que seguro que los más expertos habrán notado.

Super-Mario-Odyssey, análisis, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

Aunque el fan service elevado a la enésima potencia son los distintos trajes con los que podemos vestir a Mario. Algunos son originales de este juego, pero la mayoría hacen referencia a otros juegos o personajes del mundo Super Mario y Nintendo. Son referencias que no molestan, que encantarán a los fans más acérrimos y que pueden despertar la curiosidad de los que jueguen a un Mario por primera vez. Bravo por Nintendo.

 

  • Reino Mimimimi

Llegamos a este reino en el que voy a sacar punta a las cosas que pueden mejorar en este juego que roza la excelencia.

El primer problema que encuentro es en la dificultad que este juego tiene en su primera pasada. Es extremadamente fácil, hasta el punto de que recorrer los reinos como novato es un paseo y derrotar a los bosses no va a ser un problema para la mayoría de los jugadores. Entiendo que es un juego para todas las edades y esta baja dificultad puede hacerlo disfrutable para un niño de 5 años. Bien, esto lo compro. Pero no estaría de más la opción de poder seleccionar un “modo difícil” al iniciar el juego cuando estamos vírgenes.

El juego en su historia principal tiene una curva de dificultad muy poco acentuada. Los últimos reinos tienen unas plataformas más complicadas, pero no suponen un problema. La dificultad del juego es cierto que viene después con el completismo, ya que hay lunas que requieren de más habilidad y de mucha exploración. A pesar de que quien quiera tiene juego para horas y se romperá la cabeza con según qué lunas, me parece que la gente que quiera completar la historia, ver todos los mundos y pasar a otra cosa no va a encontrar ningún reto y sería justo que hubiera una opción para ellos. Esto todavía podría ser añadido por Nintendo en un futuro, al igual que hicieron con Zelda.

En menor medida ocurre con las monedas de oro, son muy abundantes y no vamos a tener que molestarnos en buscar más para poder comprar todos los trajes que se vayan desbloqueando en nuestra primera vuelta. Estas reaparecen con asiduidad y si nos faltan no tenemos más que volver una y otra vez al mismo sitio para ver engordar nuestra cartera. Diferentes son las monedas violetas de cada reino, las cuales sí tendremos que buscar a fondo y no estarán todas hasta que no nos pasemos el juego.

Super-Mario-Odyssey, análisis, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

La innovación que trae Cappy y sus posesiones a la franquicia es muy buena, pero aparte de esta novedad el juego es verdad que es posible que sorprenda menos en cuando a mecánicas que sus antecesores, los Mario Galaxy. Esto ya va a ser cuestión de gustos y de la exigencia personal que le pidamos al juego. La originalidad del juego se basa en los personajes que podemos controlar o dónde podemos montar a Mario, pero no existe ninguna mecánica de plataformeo que resulte innovadora. Por otra parte cada vez somos más difíciles de impresionar.

Que esto no se interprete como que no he disfrutado el juego, las horas se me han pasado volando y sigo explorando cada rincón de cada reino. Llevo 30 horas y ni la mitad del juego completado. Este es un juego para tomárselo con tranquilidad y disfrutarlo al máximo cada vez que lo volvamos a coger.

 

  • Reino Spoiler (no seguir leyendo si no quieres tragarte spoilers como puños de Bowser)

Ahora que nos hemos quedado los mejores vamos a destripar de verdad el juego. Una vez que desbaratas la boda de Bowser, con un épico final muy fan service en el que controlaremos al malvado ¿dinotortuga?, a Mario no le sale todo como esperaba ya que Peach necesita tiempo para pensar y lo que más le apetece ahora mismo es viajar por todos los reinos buscándose a sí misma ¿os suena?

El juego de verdad empieza aquí. Tendremos que volver a cada reino, en el que antes había un gran cubo de piedra con el que no se podía hacer nada, para darle un culazo y liberar un montón de lunas más. Estas, a diferencia de las lunas “normales” se nos van a mostrar en el mapa con una X. También se liberarán todas las monedas especiales de cada reino para poder cogerlas y comprar todos los souvenirs.

Pero hay todavía más, Nintendo llega con la hormigonera para echarnos encima toneladas de nostalgia final, ya que cuando completamos el juego se desbloquea el mítico Reino Champiñón. Esta recreación perfecta del  mundo de Mario 64 llega con un montón de lunas más por coger, su tienda, el castillo de Peach y un montón de Toads, además de poder llevar al Mario poligonal del juego de Nintendo 64. Uno de los Toads dentro del castillo nos dará lunas por retos conseguidos durante nuestro paso por el juego. En lo alto del castillo también encontraremos a nuestro amigo Yoshi, imprescindible para capturar lunas y comerse unas cuantas manzanas. En este reino encontraremos además cuadros a lo Mario 64 en los que podremos entrar y enfrentarnos de nuevo a los bosses con un nivel de dificultad mucho más elevado.

Super-Mario-Odyssey, análisis, entrevistas, videojuegos, cómics, series, cine y mucho más - PS4, Switch, Xbox, Pc

Tendremos disponible toda la lista de reproducción de los temas que hayamos escuchado durante el juego para reproducir el que queramos en cualquier momento.

La cantidad de cosas que se desbloquean hacen del juego todo un reto que completar sin una guía, cada cierta de cantidad de lunas podremos comprar más vestuario. Y para rematar cuando tengamos en nuestro poder 500 lunas se nos abrirá otro mundo llamado Dark Side con nuevos retos y sorpresas. Una locura. Quien quiera reto aquí lo tiene, aunque tiene que estas dispuesto a pasar mucho tiempo con el fontanero, pasar muchas veces por los mismos sitios y derrotar a los mismos jefes finales una y otra vez.

 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Translate »